Cádiz

Las Aguas solicita el traslado a San Felipe Neri, en Extramuros

  • El cabildo de hermanos rechazó por sorpresa establecerse en Santa Catalina

Comentarios 1

El futuro de la cofradía de Las Aguas dio en la noche del jueves un giro imprevisto de 180 grados. Cuando todo hacía indicar que la corporación se trasladaría después de Semana Santa a la iglesia de Santa Catalina, el cabildo de hermanos dio por descartada esta opción y por "unanimidad" -según indicaba ayer en rueda de prensa el mayordomo de la corporación, Ignacio Robles- decidió contra todo pronóstico solicitar el traslado de sede canónica a la iglesia de Nuestra Señora del Pilar, del colegio de San Felipe Neri en Extramuros.

De momento, este cambio de sede es un deseo de la hermandad, pues ahora deberá aprobarse por parte de la comunidad de marianistas a nivel nacional. Es decir, la solicitud fue entregada en la mañana de ayer a los marianistas que residen en Cádiz, quienes a su vez la remitirán a la dirección de la comunidad en Madrid, que será la que tome la última decisión.

La resolución definitiva no se espera hasta Cuaresma, lo cual no preocupa en exceso a la junta de gobierno puesto que la salida desde el Oratorio del próximo Miércoles Santo está "prácticamente confirmada", según palabras del hermano mayor de la corporación, José María Macías.

En caso de que los marianistas autoricen la ubicación de la hermandad de Las Aguas en la iglesia del colegio de Extramuros, los hermanos tendrán que salvar la difícil decisión sobre la salida procesional. La intención es hacerla desde allí mismo, saliendo el cortejo y los pasos por una de las puertas del patio del colegio (debido a las reducidas dimensiones de las de la iglesia). Otras alternativas serían salir desde alguna iglesia del centro, sin descartar el propio Oratorio.

En cualquier caso, la hermandad estudiará esta decisión con detenimiento, analizando tanto el número de horas de recorrido (que estiman en torno a las catorce), como la fuerza física de los cargadores y las distintas posibilidades de solución.

No obstante, también puede ocurrir que los marianistas rechacen la petición de la cofradía y no permitan que los titulares reciban culto en San Felipe Neri. En este caso, Macías y Robles explicaron ayer que la solución pasaría por buscar otra sede canónica "en Extramuros", ya que las opciones del centro histórico han sido todas descartadas ya.

Así, además de la renuncia a residir en Santa Catalina hecha efectiva por el cabildo de hermanos (al que acudió casi un centenar), la junta de gobierno ha tenido que descartar la opción de trasladarse a la iglesia de Santa María, donde actualmente residen transitoriamente dos cofradías (Santo Entierro y Perdón). El motivo es la imposibilidad de salir desde allí el paso de misterio, "después de que hiciéramos mediciones con ocasión de la salida de María Auxiliadora".

En el caso de Santa Catalina, oficialmente la hermandad ha argumentado los problemas de humedad que padece el templo, tanto en las paredes exteriores como interiores. A juicio de la junta de gobierno, la iglesia debe ser sometida a una restauración mucho más profunda que la que pretende el Ayuntamiento. Además, ayer informaron de que la administración local se ha negado a realizar las obras de ampliación de la puerta, aspecto que también ha influido en la decisión.

El traslado a Extramuros de Las Aguas sería su tercera sede en 64 años de historia, y se uniría de esta forma a la futura salida de la cofradía de Salesianos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios