ARCA se movilizará contra el desalojo de su sede y no la dejará sin orden judicial

  • La asociación, que asiste a 70 personas dependientes del alcohol y a sus familias, ve inviable la alternativa municipal que le proponen

El presidente de ARCA, a la puerta de la sede de la asociación, con la carta que le anuncia el desalojo. El presidente de ARCA, a la puerta de la sede de la asociación, con la carta que le anuncia el desalojo.

El presidente de ARCA, a la puerta de la sede de la asociación, con la carta que le anuncia el desalojo. / germán mesa

Comentarios 1

Los miembros de la Asociación de autoayuda e información sobre el síndrome de dependencia alcohólica (ARCA) no están dispuestos a abandonar su sede de Telegrafía, de propiedad municipal, pese a que el Ayuntamiento les comunicó hace una semana que deben desalojarla en un plazo máximo de 15 días.

Pedro Reyes, presidente del colectivo que actualmente asiste a unas 70 personas dependientes del alcohol y a sus familias, adelanta que preparan movilizaciones contra este anuncio de desalojo y que no abandonarán el local a no ser que medie una orden judicial.

"Desde el Ayuntamiento nos proponen una solución que no lo es", asegura Pedro Reyes. "En ARCA pasan consulta dos médicos y una sicóloga, de manera que al menos necesitamos tres despachos, además de una sala de espera y de un salón para las terapias grupales y otras actividades", explica el presidente de la asociación. "Así que es imposible que sigamos con nuestra actividad en el salón que nos ofrecen compartido con otros colectivos en un local cercano", concluye.

"Aquí llegan personas y familias que han perdido su casa a causa de la dependencia del alcohol. Vienen buscando una última oportunidad de rehacer sus vidas y aquí se la proporcionamos", dice el presidente de la asociación, cargo que ejerce como voluntario sin retribución. Pedro es precisamente una de esas personas. Con 65 años y después de 35 viviendo en la calle, duerme en la sede ante la falta de una vivienda y la imposibilidad de pagar un alquiler y comer a la vez con los poco más de 300 euros que recibe de una pensión no contributiva que son sus únicos ingresos.

"En el Ayuntamiento no saben la labor que desarrollamos de manera completamente desinteresada", insiste Pedro. "En más de dos años sólo han estado aquí dos veces: una para pedirnos un listado con los datos personales de las personas que atendemos y sus familiares, algo que por ley no podemos facilitar, y la otra para anunciarnos que nos echan", lamenta el presidente de ARCA.

Medios de comunicación de ámbito andaluz y nacional se han interesado por el caso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios