Congreso Iberoamericano de Registradores

La mitad de los registros y notarías "no llegan a final de mes" por la crisis

  • Los profesionales destacan en la inauguración del Congreso Iberoamericano de Registradores que están dispuestos a asumir funciones de la judicatura y se estudia una reordenación de las demarcaciones

Comentarios 44

La crisis llega a todo el mundo. Ni siquiera dos de las figuras más rentables tradicionalmente, los notarios y los registradores de la propiedad, se salvan. El director general de los Registros y del Notariado, Joaquín Rodríguez, aseguró ayer en el Palacio de Congresos de Cádiz que de las 1.100 oficinas de registro y 3.000 notarías que hay en España, alrededor del 50% "tienen dificultades para llegar a final de mes" y decenas son deficitarias. 

La caída del mercado inmobiliario y de la actividad económica en general los ha llevado a una situación desconocida. En el transcurso del Congreso Iberoamericano de Registradores de la Propiedad y Mercantiles, Rodríguez cree que la receta es reordenar las demarcaciones existentes, que se fijaron en los años de la burbuja inmobiliaria.

Ahora lo que hay es la crisis del ladrillo y ante eso lo que se puede hacer es reordenar estas oficinas para hacerlas más "eficientes". Esta reordenación se podría hacer a través de una agrupación de oficinas, aunque la última palabra la tendrá el Ministerio de Justicia.

Otra de las posibilidades para mejorar su situación es que pasen a manos de los registradores y notarios algunas de las atribuciones de los jueces, de manera que se le pueda quitar trabajo a los jueces, sobre todo en el tema mercantil, que en muchos casos se encuentran colapsados. Rodríguez aseguró a los registradores en la capital gaditana que la voluntad política es la de "quitar trabajo a los jueces", aunque no concretó ninguna medida. Los propios registradores y notarios tendrán que presentar algunas propuestas.

El guante está recogido de antemano por el decano-presidente del Colegio de Registradores de España, Alfonso Candau. quien asegura que los profesionales que representa están dispuestos a asumir nuevas funciones, sobre todo en momentos de crisis como este donde "el nivel de actividad es muy bajo".

Los notarios ya han recibido algunas atribuciones como es la de poder resolver matrimonios y divorcios de mutuo acuerdo, pero los registradores todavía esperan que se concreten las medidas.

Candau recordó que los registradores asumen el compromiso "de seguir en la vanguardia del esfuerzo innovador" y de mantener el servicio público que se les ha encomendado, "dando respuesta a las nuevas necesidades que surgen en un mundo en constante evolución".

Estos cambios a los que tendrían que adaptarse "sin dejar de defender principios fundamentales para una sociedad libre y próspera a los que siempre hemos servido" son la seguridad jurídica y en el tráfico, la defensa de la propiedad, la unidad de mercado, la profesionalidad de los servidores públicos y su selección por criterios de mérito y capacidad.

Este congreso supone el colofón a los actos que han venido celebrando por los 150 años de la aprobación de la Ley Hipotecaria, que supone el nacimiento de los registros. 

En esta inauguración también participaron el consejero de Justicia, Francisco Menacho; la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, y el vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial, Fernando de la Rosa, que hicieron guiños al Bicentenario.

Etiquetas

03153017

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios