eliacer cansino en el instituto drago Encuentro con los alumnos de 4º de ESO

Palabras que disparan al alma

El Premio Nacional de Literatura Juvenil habló de la importancia de la lectura, a la hora de cultivar el espíritu

Virginia León / Cádiz | Actualizado 23.02.2011 - 05:00
zoom

Eliacer Cansino (a la dcha), junto a Pedro de Vicente, director del IES Drago.

Share
Instituto Drago. Salón de actos. Última hora de la mañana. Un grupo de alumnos de 4º de ESO aguarda el discurso que pasada la una del mediodía improvisa un experimentado escritor y pasional profesor de Filosofía. Eliacer Cansino, Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2010 por Una habitación en Babel, sabe cómo disparar al alma de un público adolescente. Como si jugara en casa. Y va directo al grano. "Me resultáis un público muy interesante e importante", se sincera, poco antes de leer el fragmento de un discurso recién recogido de la cosecha de su imaginación.

"Un joven de 17 años va camino de su casa cuando acaba de anochecer... Por el camino de su casa va pensando en un poema". Aquel joven, dijo, "era yo, que todavía sigo pensando en ese poema porque me he prometido ser fiel a aquel chaval de 17 años que soñaba con ser escritor".

Cuando apenas había pronunciado unas frases, Eliacer Cansino ya se había metido a su público en el bolsillo. El maridaje de ingredientes, desde luego, era perfecto. La pasión vocacional de este autor de literatura juvenil y la actitud ávida y curiosa de los chicos. Las miradas cómplices, risas y hasta carcajadas se sucedieron a lo largo de una amena charla que, sin alejarse de la seriedad y profundidad de un discurso que reflexiona en este importante periodo de la vida que es la adolescencia, no abandonó su carácter ameno en ningún momento.

De esto sabe y mucho Eliacer Cansino, un entregado profesor y escritor que no duda en hacer encaje de bolillos con sus horarios escolares y compromisos literarios para venir hasta Cádiz y regalar sus sabias palabras a los jóvenes del Instituto Drago, donde ya había acudido anteriormente.

Ésta fue precisamente una de las preguntas lanzadas por el alumnado. "¿Cómo lo compaginas?", le cuestionaba casi al final de la charla Marta. Pues como se puede y gracias a una familia comprensiva, dijo.

También le preguntaron por la posible implicación de su papel de profesor en la vida real en Una habitación de Babel y si sus alumnos le han inspirado algunas de estas historias. Ni tanto ni tan calvo. "El profesor de mi novela es el hombre que me gustaría ser, pero como no lo soy, pues escribo una novela", comentó amablemente entre risas. En la segunda cuestión se acercaron más. "Hay alumnos que viven auténticos dramas. Una alumna me dijo una vez que no podía imaginar dónde vivía, en un lugar rodeado de violencia y ruidos. Tengo muchos vecinos que viven en pisos patera". Y esto le inspiró para escribir su premiada obra.

Una obra que trata la problemática de la inserción de los jóvenes inmigrantes, la aceptación de las diferencias culturales o de los conflictos propios de los adolescentes. Una obra con la que su artífice pretende cuestionar al lector. "Un buen libro tiene que preguntarte cosas", aseveraba. "De nada sirve leer 200 páginas solo para saber que el asesino es el mayordomo. Porque ni tenemos mayordomos y porque el asesino es siempre el mayordomo", dijo provocando la risa de los jóvenes. "Lo importante es el trayecto, un trayecto que te haga ahondar en el sentido de la vida".

Porque si Eliacer Cansino escribe es justo para esto. Para profundizar en los entresijos del alma y contribuir a su enriquecimiento. Porque como decía Ortega y Gasset, de cuyas palabras se hizo eco, "está la cultura racional y la cordial". Y esta mezcla de razones y emociones es lo que le interesa de la literatura. Del libro, en definitiva, "un invento perfecto" para todos y para este público joven que, a su entender, "es una lámpara que está encendiéndose hasta que os convirtáis en luz".
0 comentarios
Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario
PUBLICIDAD