Auserón prologa a Juan Perro para reivindicar sones negros

El ex integrante de Radio Futura presenta hoy su libro 'El ritmo perdido' en la Bomba y mañana actúa dentro del ciclo Campus Rock

P.I. cádiz | Actualizado 06.03.2013 - 05:00
zoom

Juan Perro en una imagen de promoción ante la foto de un joven Santiago Auserón.

Share
Santiago Auserón es Juan Perro y ambos son un aragonés que se acerca a los 60, doctorado en Filosofía, sin el que es posible entender eso que se dio en llamar la movida madrileña desde los ritmos de una radio futura. Pues los dos, Auserón y Juan Perro, que son uno, tienen hoy y mañana una cita con la Universidad de Cádiz en sus ciclos Presencias Literarias y Campus Rock.

Empieza Auserón presentando a Juan Perro y sigue Juan Perro llevando a la práctica la teoría de Auserón. Auserón lo hace (La Bomba, hoy, 19 horas) con un libro que bebe de la antropología para explicar por qué la música española, la que fluye, no "la mercancía inculta", es mestiza, es negra. Es más, es africana.El tratado lleva por nombre El ritmo perdido y empieza hablando del hijo de un empleado de la Base americana de Zaragoza, él mismo si entendemos por uno mismo aquellos que fuimos, que se empapa con la música que sale de ese enclave militar en forma de vinilos firmados por Dylan y los Stones, pero también de Duke Ellington y Ella Fitzgerald.

A continuación, la tesis, que se extiende a los largo de 448 páginas. Esta es sencilla. Hay una mentalidad austria que busca una pureza absurda en nuestras raíces y que parece haber olvidado de dónde venimos. Esto es especialmente significativo para una de las mayores fuentes de nuestra identidad: la música.

"Todo el folclore peninsular ha estado bajo el signo de la negritud, sin menospreciar las influencias musulmanas y judías. Esa riqueza explica la enorme capacidad de irradiación de la música popular española, sobre otros países europeos y, desde luego, sobre América", ha dicho Auserón en una de las entrevistas de promoción del libro. Y esa riqueza se expone con ejemplos y referencias concretas: tangos africanos en la Cofradía Sufí Andalusí al Shustarî que nos llevaría al pasodoble; moaxajas procedentes de Alepo -hoy la Siria ensangrentada- rescatadas por Jordi Savall de las cántigas de Alfonso X como puro medievalismo patrio; los matices hispanos del primer jazz; la evidente relación entre los alegres músicos de Nueva Orleans que al interpretar su himno Mardi Gras Mambo están emparentándose con los negros de La Habana, de inevitable deuda española...

Juan Perro tiene la responsabilidad 24 horas después (La Bomba, mañana, 21 horas) de llevar a la práctica todo lo enunciado. No le será difícil porque el alter ego de Auserón lleva explorando las posibilidades africanas desde hace mucho tiempo, incluso remontándonos a ese contagioso ritmo que anunció un giro en la música española que fue su hit Escuela de calor, una canción que era una primigenia declaración de intenciones.

Dentro de la gira Casa en el aire, Auserón se acompaña del guitarrista y cantante catalán Joan Vinyals para desgranar un repertorio que nunca es igual, que a veces se improvisa, pero que hace continuos guiños a sus proyectos paralelos, sumergidos en el son cubano o su nueva creación que hace referencia a esos ritmos perdidos con su mero nombre, la zarabanda. En fin, dos días de reivindicación de un ritmo perdido a cargo de, como medio en broma medio en serio, se define este emblema de los años gloriosos: un negro del Ebro.
0 comentarios
Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario

PUBLICIDAD