En el centro de todas las miradas

Hermosilla Alaña será examinado con lupa en Carranza tras el escándalo protagonizado por Hernández Cifuentes en Lugo

D.M.R. / Cádiz | Actualizado 21.06.2012 - 20:49
Share
Al menos hasta que empiece a rodar el balón, el gran protagonista de la eliminatoria entre el Cádiz y el Lugo por el ascenso a Segunda División seguirá siendo el árbitro del partido de ida, Hernández Cifuentes. La escandalosa actuación del castellano leonés en el Anxo Carro carga de responsabilidad al colegiado que toma su testigo este domingo en la vuelta, Ignacio Hermosillo Alaña, que será examinado con lupa en cada acción tras el amargo recuerdo dejado por su colega entre los aficionados amarillos.

A la vista de los números, a los cadistas les convendría que el colegiado de Miranda de Ebro, perteneciente al colegio riojano, continuara en la línea de lo mostrado esta temporada. Hermosilla Alaña dirigió trece partidos de Liga y uno de Copa del Rey, con un balance de ocho victorias locales, cuatro y empates y solo dos victorias visitantes. En cuanto a las amonestaciones, el colegiado ha enseñado un total de 80 tarjetas amarillas, 34 a los locales y 46 a los visitantes, y cinco tarjetas rojas, tres para los locales y dos para los visitantes, todas ellas por doble amarilla. Estos números arrojan una media de casi seis tarjetas amarillas por encuentro, una cifra relativamente alta. En cambio, es bastante comedido a la hora de mostrar cartulinas rojas y solo en el Lleida-Llagostera de la jornada 13 expulsó a más de un jugador, concretamente a dos por parte de los locales y a uno en los visitantes.

Estos son sus números de esta temporada:

0 comentarios
Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario

Mágico González protagoniza un anuncio junto a Leo Messi

El ex cadista sigue teniendo tirón pese a que hace muchos años que dejó el fútbol


Se cumplen diez años del ascenso del equipo en Las Palmas, un logro que fue celebrado como un título y que acabó con nueve campañas en Segunda B