La vivienda agua el 28-F a la Junta

  • Unos inquilinos desahuciados de Sevilla se cuelan en el Maestranza

Por unos minutos, el espectáculo del acto institucional del 28-F descendió del escenario del Maestranza al patio de butacas. Una pareja, en representación de unos inquilinos desahuciados del barrio de Begoña en Sevilla, boicotearon el discurso de Manuel Chaves al grito de: "Sólo pedimos justicia, libertad y una vivienda digna. No queremos más mentiras que dan asco y apestan. Que se vayan todos. Que se vaya el presidente". Fueron sólo dos, pero se dejaron escuchar gracias a la acústica del teatro.

Chaves, que mantuvo la serenidad, respondió: "Han expresado su opinión, déjenme ahora expresar la mía". Nada de eso ocurrió en un teatro donde eran más que evidentes los sillones vacíos en un 28-F en un puente de primavera adelantada y en plena campaña electoral. Canal Sur, cadena que emitió la señal oficial, no mostró ni una imagen de los manifestantes, pero éstos sí se hicieron oír con silbatos hasta obligar a parar una vez más su intervención al presidente andaluz.

Minutos después, por fin intervinieron los cuerpos de seguridad para desalojar a la pareja, arropada fuera del teatro por algunas de las 25 familias afectadas por un supuesto acoso inmobiliario causado por propietarios que habrían desalojado a los inquilinos de renta antigua para realquilar sus viviendas a los precios que hoy tiene en el mercado.

Las protestas en el 28-F en el entorno del Teatro de la Maestranza se repiten año tras año. Pero esta vez los gritos contra la Junta han llegado al mismo corazón del acto oficial, saltándose todas las medidas de control. Las invitaciones para la entrega de las medallas las envía, de forma nominal, el servicio de protocolo de la Junta, pero no hay ningún control de la identidad de los asistentes a la entrada del teatro. La pareja, como reconocieron ellos, consiguió entrar con un pase que les ofreció uno de los convidados que no asistió a la gala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios