Cinco malagueños en la UCI por un escape de gas en un hotel cántabro

  • Se trata de dos matrimonios y una mujer que iniciaron el lunes un viaje junto a otros 34 jubilados

  • Once miembros de la excursión también están en observación y en total hay 92 afectados

Dieciséis turistas malagueños resultaron ayer intoxicados por monóxido de carbono en un hotel cántabro al parecer debido a la mala combustión de una caldera. Cinco de ellos están ingresados en la UCI del Hospital de Valdecilla de Santander; dos en estado muy grave debido a la intoxicación. Uno tuvo que ser reanimado en el propio hotel porque estaba en parada cardiorrespiratoria y todos debieron ser intubados. Se trata de dos matrimonios y una mujer que junto a otras 34 personas de La Cala, Rincón de la Victoria y Málaga habían iniciado el lunes un viaje de jubilados por Cantabria. Sus familiares viajaban anoche hacia Santander.

Además de los cinco turistas malagueños hospitalizados en cuidados intensivos hay otros 11 de la misma excursión en observación, según informó el alcalde rinconero, Francisco Salado. Una de las mujeres que permanece en la UCI es la esposa del presidente del club de fútbol de La Cala. En el hotel estaban alojados, además del grupo malagueño, 54 niños británicos. Por ello, los afectados se elevan a casi un centenar. Cuarenta y nueve de los intoxicados fueron atendidos en el Hospital Marqués de Valdecilla, en Santander, y otros 43, en el de Laredo. Doce adultos afectados tuvieron que recibir oxigenoterapia en la cámara hiperbárica en el hospital de capital cántabra.

La Policía Judicial investiga las causas de la fuga, aunque una portavoz del Gobierno de Cantabria señaló que la principal hipótesis es la mala combustión de la caldera del hotel. Los bomberos revisaron ayer las habitaciones con un explosímetro y detectaron que en muchas había una gran concentración de monóxido de carbono. Según señalaron, el hollín generado por una mala combustión de la caldera podría haberse filtrado por los conductos de la ventilación a las rejillas de los baños.

Todo comenzó sobre las 8:00 de la mañana, cuando algunos de los turistas malagueños se extrañaron de que sus compañeros no bajaran a desayunar. Como les golpearon las puertas y nos les abrían, fueron por una llave maestra y se encontraron a unos intoxicados "como dormidos" y a otra mujer tirada en el pasillo de su habitación. Una de las turistas malagueñas comentó que los operarios de mantenimiento estuvieron trabajando en la caldera hasta casi las tres de la madrugada y que cuando ellos abrieron las puertas de las habitaciones sintieron un fuerte olor, "como de gas". De inmediato, el hotel dio aviso a los servicios sanitarios. Poco después de las 8:15 llegaron diez ambulancias, así como efectivos de Bomberos, Protección Civil, Guardia Civil y Policía Local.

"Teníamos una excursión y nos levantamos temprano. Si nos hubiéramos levantado más tarde habría sido peor. Había ocho de nuestro grupo que estaban como muertos. Algunos en la habitación como de haberse querido vestir y no poder. Unos estaban vomitando y otros medio dormidos", relató Isabel Pérez, una de las turistas malagueñas. "A mí me dolía un poco la cabeza, nada más, pero he estado cuatro horas con el oxígeno", explicó.

El escape se produjo en el hotel Campomar, en la pedanía Isla, del municipio de Arnuero. El establecimiento fue desalojado y ayer permanecía cerrado. Los malagueños iban en una excursión organizada por la asociación Azalea Azalea de La Cala del Moral con la agencia Celyn Travel. La parte más afectada por el escape fue la segunda planta del hotel, donde se encontraban los turistas de Málaga; mientras que los jóvenes británicos estaban en el primer piso. Antonio Hernando, bombero del 112 de Laredo, señaló que cuando llegó al hotel ya había gente atendiendo a los afectados por mareos y vómitos.

Según los datos facilitados a última hora de ayer por el Gobierno de Cantabria, el Hospital Marqués de Valdecilla atendió a 49 personas. De los 32 adultos, cinco permanecían en la UCI "con pronóstico grave", 20 estaban en observación y 7 habían sido dados de alta. Los 17 menores también habían podido dejar el centro sanitario tras ser atendidos en Urgencias. El Hospital de Laredo asistió a 43 personas. Dos fueron trasladadas al hospital santanderino, 26 recibieron el alta y otras 15 continuaban en observación.

El alcalde de Rincón de la Victoria se puso en contacto con la Consejería de Sanidad de Cantabria nada más conocer la noticia. Salado dijo a Málaga Hoy que los cinco turistas malagueños en la UCI están "en un estado preocupante", mientras que los 11 que se hallan en observación aparentemente están fuera de peligro. Anoche, los afectados habían sido realojados a hoteles de la zona cuyos propietarios se ofrecieron a reubicarlos de forma solidaria, ya que el Campomar quedó precintado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios