El segundo tiroteo en dos días en Marbella se salda con dos heridos

  • Una reyerta en un lujoso local acaba con dos británicos en el hospital tras recibir varios disparos · La Policía investiga el caso, que no guarda relación con el suceso del jueves

Segundo tiroteo en Marbella en tan sólo dos días. Durante la madrugada del viernes, dos personas de nacionalidad británicas resultaron heridas en un tiroteo que se produjo en el interior de la lujosa discoteca marbellí Nikki Beach durante la fiesta del club londinense Sintillate, que alquila cada viernes el local. Este suceso se une al que protagonizó un hombre vestido con pasamontañas la noche del jueves en otro local, donde hirió a tres personas de origen irlandés en un tiroteo.

Según testigos presenciales, este último suceso ocurrió tras una reyerta sobre las dos de la madrugada del sábado, en la discoteca Nikki Beach, situada en el kilómetro 192 de la carretera N-340. Tras unos botellazos, los clientes del local escucharon lo que parecían petardos. Sin embargo, era el ruido de los disparos de una pistola, que hirieron a dos hombres, ambos de origen británico. Se trataba de un hombre de 42 años y otra persona de la que no se ha precisado ningún dato, que fueron trasladados al Hospital Costa del Sol de Marbella.

Uno de los implicados en esta pelea salió del establecimiento, volvió con un arma y disparó contra al menos dos personas. El servicio de emergencias 112 recibió varias llamadas de particulares que alertaban de una agresión en una discoteca, en la que habían escuchado diversos tiros, por lo que se dio aviso al 061, a la Policía Local y al Cuerpo Nacional de Policía. Todos ellos se desplazaron hasta el lugar de los hechos.

Varios jóvenes que presenciaron la reyerta destacaron el "caos" que originó el altercado en el establecimiento. Los clientes, que ayer acudieron a la discoteca para reclamar la devolución del importe de la entrada -20 euros- coincidieron en señalar a Efe Televisión que hubo botellazos y que la gente salió corriendo al escuchar los disparos.

Pablo Aldegunde, uno de los testigos, relató que vio un botellazo, después escuchó un ruido que creyó era un petardo y, al comprobar que eran disparos, salió corriendo. Rafael Jesús Sánchez, otro de los jóvenes que se encontraba en el local, apuntó que tanto él como sus amigos pudieron encontrar una salida de emergencia. Por su parte, Gonzalo de la Cueva, otro de los clientes, aludió al "descontrol" que se produjo en la discoteca después de los disparos, que motivaron que algunas personas se cobijaran en el cuarto de baño.

Uno de los heridos en este suceso se encuentra ingresado con pronóstico reservado en el Hospital Costa del Sol de Marbella. Según fuentes sanitarias, sufrió dos impactos por arma de fuego, uno en la pierna derecha y otro en la izquierda, por los que fue intervenido quirúrgicamente. De momento no ha trascendido el estado del otro herido ni las identidades de ambos.

La Policía investiga ya este caso, aunque fuentes del cuerpo de seguridad del Estado aseguraron que no guarda "ningún tipo" de relación con el suceso ocurrido tan sólo un día antes en Marbella. En este caso, fue en un local de la zona de Nueva Andalucía, donde tres irlandeses de 39, 45 y 73 años resultaron heridos por arma de fuego cuando se encontraban en el interior de un bar situado en la avenida del Prado.

En este caso, el presunto autor de los disparos entró al establecimiento cubierto con un pasamontañas y huyó del lugar tras el suceso. El hombre de 39 años que sufrió una herida en el hombro evoluciona favorablemente y se encuentra estable en planta del Hospital Costa del Sol, según informaron a Europa Press fuentes sanitarias. Mientras, los otros dos heridos ya han recibido el alta médica.

La Policía baraja como móvil del tiroteo un posible ajuste de cuentas por deudas originadas en el tráfico de drogas, aunque no se descarta que tenga origen en el contrabando de tabaco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios