El año nuevo da un respiro a los vecinos de Jerez afectados por las inundaciones

  • Los evacuados podrán volver a sus casas una vez terminen los desembalses

El primer día de 2010 dio un respiro a los vecinos de las pedanías jerezanas de La Greduela, La Ina, La Corta y Las Pachecas, principales asentamientos ribereños afectados por el desborde del río Guadalete. La ausencia de precipitaciones durante buena parte del día de ayer permitió que el nivel del río descendiera casi un metro a lo largo de la jornada. Concretamente, si el pasado sábado el río ofrecía su mayor cota en años, con 6,59 metros, ayer la altura había bajado hasta los 5,83, es decir, 76 centímetros menos.

La parte de negativa del caso estriba en los pronósticos meteorológicos, que apuntan a que a partir del domingo las lluvias volverán a la ciudad. Al principio lloverá sin excesiva fuerza, si bien al día siguiente, el lunes, se abre la posibilidad de que precipite sobre la ciudad alguna que otra tormenta de carácter fuerte. La alegría, como se puede comprobar, no durará mucho, "si bien agradecemos este respiro que nos dan las lluvias". De esta forma se expresaba ayer la delegada municipal de Seguridad y Movilidad, Carmen Martínez, quien destacó la forma en que el río ha bajado de nivel en las últimas horas "a pesar incluso de que se está desembalsando agua en el curso alto del Guadalete". Esos desembalses remiten al cauce del río el nada despreciable caudal de 107.000 litros por segundo, según datos de la Agencia Andaluza del Agua.

Los vecinos de la ribera del Guadalete no podrán volver a sus viviendas hasta una semana después de que concluyan los desembalses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios