Un raptor trabó relación con los Ávila para informarse desde dentro

  • Uno de los nueve detenidos alquiló un local a la víctima y frecuentaba la oficina de su familia para averiguar sus pasos en torno al pago del rescate

El empresario de Huelva afincado en Sanlúcar, y que ha sido detenido en la localidad gaditana por su implicación en el secuestro de Rafael Ávila Tirado, liberado por los Geos tras 16 días de cautiverio en un chalé de Almonte, en Huelva, le alquiló a Ávila un local de su propiedad. Se trata de L.A.R.S., de 29 años de edad, quien incluso durante las dos semanas que ha durado el secuestro ha acudido con frecuencia a la asesoría de Rafael Ávila, Fisconta, haciendo ver que se interesaba por el paradero del empresario, con el que también había entablado una relación profesional. El objetivo era averiguar los pasos de la familia para pagar el rescate (dos millones de euros) y cómo iban las investigaciones policiales.

Él es uno de los nueve detenidos en lo que la Dirección General de la Policía ha calificado como "el secuestro económico de mayor duración y en que la víctima ha permanecido en peores condiciones" de los registrados en España. Un secuestro complejo en el que se han visto implicados un primo hermano del líder del Partido Popular Mariano Rajoy Brey, Raúl Brey Ávalo, y el reconocido estafador que cumplió cárcel por el caso Arny, Luis Miguel Rodríguez Pueyo, considerado el cabecilla.

En un comunicado oficial, la Policía Nacional reconoció ayer que se llegó a dudar que el empresario sanluqueño "permaneciera con vida", ya que los secuestradores dejaron de contactar con la familia durante casi una semana.

Los agentes lograron localizar al autor de las llamdas a la familia, para luego estrechar el cerco a los nueve implicados. En Sanlúcar cayó L.A.R.S, en Sevilla Rodríguez Pueyo y Manuel Ibáñez Ruiz, en Almonte, Raúl Brey Ávalo y J.A.G.R., en Madrid, M.R.S.; V.H.G.; J.M.H.G. y A.S.L.

Se les han intervenido numerosos efectos inequívocamente relacionados con un secuestro, como sedantes , grilletes y candados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios