"Si es un psicópata, la llevamos clara"

  • Los mendigos de Fuengirola temen más ataques a indigentes tras los dos sufridos en un mes, uno de ellos con resultado de muerte · Las dos agresiones se efectuaron posiblemente con un hacha

Comentarios 1

Desde que en la madrugada del lunes un mendigo de Fuengirola fuera atacado con un hacha mientras dormía en el pasaje de una céntrica calle, tanto vecinos como comerciantes del municipio se encuentran alertados. Es el segundo caso semejante en un mes, aunque, en esta ocasión, ha habido suerte y la víctima evoluciona favorablemente en un hospital malagueño. "Tenemos miedo porque creemos que puede haber un asesino en serie", comenta Carmen Rodríguez, empleada de una tienda en la calle donde ocurrió la segunda tragedia.

Pero quienes realmente sienten el miedo son aquellos que viven en la calle, como A.R.M, de 59 años de edad. Mientras de día pide limosna ante la iglesia del Rosario, donde consigue recaudar lo justo para tabaco y vino, de noche busca un banco donde echar una cabezada. "Lo que ha pasado me da mucho susto porque si la persona que está dormida además está borracha, no se puede defender", explica este hombre que se quedó sin techo desde que hace años perdió su trabajo como cuidador de cabras. "La calle es muy peligrosa. Por eso me gustaría vivir en algún albergue", concluye.

Este mismo deseo lo tiene también el inglés D.F., de 36 años de edad, quien vino a España en busca de trabajo. Más tarde se quedó sin piso e incluso sin documentación, ya que una noche le robaron sus pertenencias mientras dormía en una playa. "Me he acostumbrado a vivir en distintos sitios", dice en inglés, aunque reconoce que tras los presuntos hachazos ya no se siente seguro.

Quien parece no percatarse del peligro que puede correr por vivir en la calle es A.L.S., de unos 50 años, quien en su día fue director de un hotel de cinco estrellas del municipio: "No tengo miedo de que me den un hachazo en la cabeza, más miedo tengo de las cuatro mujeres que van por ahí en la moto y que un día de éstos nos van a atropellar". "Si ni siquiera la Policía se ha enterado de lo que está pasando, no se entera nadie. No entiendo cómo la Policía todavía no ha dado con él. Pero como sea un psicópata, la llevamos clara. Seguro que ha sido un ajuste de cuentas", añade el mendigo con seguridad, aunque bajo presuntos efectos del alcohol. Su vocabulario culto y sus continuas disculpas por su impresentable indumentaria muestran un lado muy sensible que nada concuerda con la vida que tiene y en la que cada noche le espera un banco del centro para dormir. Al ser preguntado por qué vive en la calle, su respuesta es clara: "Porque me da la gana. Yo siempre he sido un anarca y un bohemio". Aunque él afirma que reside en la calle desde hace tan sólo 4 meses, comerciantes de la zona que le conocen indican que lleva así casi 20 años años, cuando "se le fue la mano con la bebida", aunque a menudo es asistido por sus familiares.

Con respecto a cuántos mendigos existen malviven en la localidad, la responsable de intervención social de Cruz Roja de Fuengirola, Elena Álvarez, afirma que son entre 30 y 40, aunque en verano el número suele disminuir. Benítez lo sabe bien, pues gracias al programa de Servicio de Emergencia Social Intemperie, todos los fines de semana al menos cuatro voluntarios de la asociación hacen un recorrido por las diferentes zonas para proporcionarles alimentos y bebidas calientes, además de asistencia sanitaria en el caso de que lo requieran.

En cuanto al perfil de los indigentes que viven en las calles del municipio costasoleño, Álvarez señala que gran parte de ellos son varones y con edades comprendidas entre 40 y 50 años, así como que muchos proceden del extranjero, a menudo de países como Irlanda, Polonia, Suecia o Argentina. Por último, Álvarez indica que "siempre se muestran muy pacíficos, nunca hemos tenido ningún percance con ellos".

El herido en el último ataque continúa evolucionando de manera favorable, aunque permanece ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Carlos Haya. Por su parte, la Policía continúa con las pesquisas para esclarecer el asalto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios