Un programa permite vigilar el uso de los móviles de los niños

  • Un profesor de la UAL ha creado una aplicación informática que, instalada en los celulares, permite a los padres supervisar lo que hacen sus hijos sin que lo sepan

Comentarios 2

El teléfono móvil se ha convertido en un regalo estrella para los menores. Con la finalización del curso escolar, muchos estudiantes lo pedirán a sus padres como recompensa pero, si aceptan, será difícil que puedan tener constancia del uso que sus hijos le dan al aparato.

Salvo si aplicasen el programa informático que ha creado José Antonio Álvarez, profesor de la Universidad de Almería (UAL). "Los padres y tutores tienen el derecho y la obligación de corregir y controlar la conducta de sus hijos y, hoy en día, el móvil es la herramienta que más usan, tanto para quedar con sus amigos como para grabar o contar sus experiencias", comenta.

El programa informático que ha diseñado Álvarez permite a los responsables de los menores de 16 años monitorizar, desde su teléfono y mediante tecnología Bluetooth, el uso que estos hacen de sus móviles sin que los descubran.

Para ello, será precisa la instalación previa del programa en ambos aparatos y la introducción de las claves de ambos terminales para posibilitar el acceso de uno a otro.

La combinación del programa de Álvarez con aplicaciones Daemon posibilita el registro de todas las actividades que se efectúan desde el teléfono del menor, incluyendo la que borró por considerarla comprometida. Así, los padres sabrán a quién llaman sus hijos, si han recargado con saldo su tarjeta y si han enviado mensajes multimedia o de texto. Para proteger la intimidad de los jóvenes, sólo se guardan los dos primeros renglones y el número al que fueron enviados los sms.

La legislación es el primer inconveniente con el que se ha topado el profesor almeriense, pues reconoce que hay una línea muy delgada entre la privacidad y la supervisión de las acciones de los hijos. "El programa está orientado para el control de menores de 16 años, en los casos en los que las edades sean superiores son la moral y la ética de cada uno las que entran en juego", asegura Álvarez que no ha pensado todavía en comercializar el producto.

El profesor está muy implicado con sus estudiantes. De hecho, ha diseñado esta herramienta en sus ratos libres y su único objetivo es "generar softwarescon cierto interés social para poder cederlos como proyectos a los alumnos y que ellos los presenten en las empresas como una idea original".

En el caso de este programa, comenzó a trabajar en él tras ver Cobardes, un filme de José Corbacho y Juan Cruz, basado en un caso de acoso escolar en el que los agresores utilizaban el móvil para registrar sus hazañas. "Esta película me hizo pensar que si los padres hubieran visto lo que sus hijos hacían con sus teléfonos podían haberlo evitado".

Este profesor de la UAL entiende que "internet es el barrio más peligroso de las ciudades y los niños lo cruzan a diario".

Álvarez considera que hay tres elementos claves en el carácter, responsabilidad, madurez y sentido común, de los que carecen los pequeños, por lo que pueden ser manipulados por desconocidos con los que interactúan en redes sociales como Facebook o Tuenti.

"Es probable que los embauquen con recargas en el móvil a cambio de que hagan algo en la red, pero con este software, los padres podrán averiguarlo y tomar medidas", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios