43 minutos: una mujer pide ayuda

  • El Teléfono de Información de la Junta recibe más de 5.000 consultas sobre casos de violencia hacia las mujeres en cinco meses · La acogida del 016 permite que en junio se superen las llamadas de 2007

Suena el teléfono. Un equipo de profesionales permanece alerta 24 horas al día con la misión de asesorar a las personas que solicitan ayuda o información al otro lado de la línea del 900 200 999. Desde inicios del presente año y hasta el 31 de mayo se han recibido en el teléfono gratuito de información a las mujeres un total de 16.861 llamadas, de las cuales 13.635 pertenecieron a particulares y las restantes, a instituciones, ONG, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y otros organismos públicos.

La mayor demanda de información o asesoramiento legal en este periodo fueron casos de violencia sobre las mujeres: 5.019 llamadas. Una media de 33 al día. Cada 43 minutos alguien descuelga el teléfono con una preocupación: una mujer puede estar sufriendo violencia. Acaso, la misma interlocutora, ya que el 92,7% de los usuarios de este recurso son mujeres. En el apartado de violencia, sólo 269 llamadas la protagonizaron hombres, caso de hijos o hermanos que conocían de un situación en su entorno más próximo.

"Éste no es un problema de la mujer, es de toda la sociedad en su conjunto; será fundamental para erradicar esta lacra social la participación activa de los varones en el problema", demandó Soledad Pérez, directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM).

Desde la puesta en marcha del servicio en diciembre de 1995, los ténicos del servicio que presta la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social no sólo han atendido más de 170.000 llamadas, sino que han jugado un papel activo en la protección de las víctimas de la violencia. El recurso cuenta con un servicio especializado de asistencia legal con profesionales en Derecho, que las asesoran y orientan sobre sus derechos y cómo ejercerlos.

De las 2.700 consultas derivadas a los técnicos jurídicos, muchas tuvieron que ver con asuntos relacionados con la pareja o la familia, como la custodia de los hijos y otras consecuencias de la ruptura familiar, pero la mayoría tuvieron que ver con la violencia. Es más, en 162 ocasiones este año, tras la valoración técnica, se han efectuado las gestiones necesarias para realizar acogimientos con carácter urgente mediante un proceso de coordinación con los centros de acogida, con el objetivo de salvaguardar la seguridad de estas mujeres.

Desde septiembre del pasado año, el teléfono de información de la Junta se beneficia de la promoción que el Gobierno hace del 016, el número de emergencias para luchar contra la violencia machista. En el caso de Andalucía, las competencias del 016 están transferidas al teléfono de información a las mujeres y de las 5.019 llamadas referidas a caso de violencia en el presente año, 2.631 fueron una derivación del número que gestiona el Ministerio de Igualdad. Otras 177 procedían del Servicio de Emegencias 112.

El 016 ha provocado que la recepción de solicitudes de información y asesoramiento en el teléfono de la Junta se haya multiplicado. En sólo cinco meses, casi alcanza ya el total de solicitudes de años anteriores.

La directora del IAM reconoció que la asunción de las competencias del 016 ha influido en el incremento de llamadas y advirtió de otro factor que eleva el índice de consultas: cuando hay noticias de fallecimientos por violencia de género, se incrementa de forma muy significativa los usuarios. El miedo deriva en un efecto llamada.

¿Y un teléfono de prevención para hombres, como el que ha propuesto esta semana Bibiana Aido? Pérez consideró "distorsionado y artificial" el debate sobre si la finalidad del servicio será para maltratadores, "porque en la comparecencia se anunciaron muchísimas medidas y ésta no era la más destacable".

Aido aclaró que el recurso irá dirigido a los "muchos" hombres que llaman actualmente al teléfono de atención a la mujer 016. De la línea 900 de la Junta, hasta junio, habían sido 1.052 hombres, tan sólo el 7,7% del total.

Aido detalló en la comparecencia medidas para hacer frente a la violencia de género en prevención y sensibilización, así como un monumento a las víctimas para tratar de equiparar este tipo de violencia a otras que cuentan con el rechazo social, al impacto con los medios de comunicación y a una campaña de sensibilización para aumentar la conciencia social acerca de este problema.

La ministra de Igualdad también destacó la necesidad de mejorar la respuesta profesional, incidiendo en la formación, atendiendo a las demandas de cada sector profesional; la necesidad de mejorar la atención a las víctimas de violencia de género, con la creación de una comisión interministerial, o la creación de unidades sanitarias específicas para tener una base de datos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios