Una menor de 16 años muere en Almería abrasada en una chabola

  • El viento propagó las llamas de una fogata que dejaron encendida los familiares

Una adolescente de 16 años murió ayer asfixiada tras el incendio que se produjo en el interior de una chabola en Almería. La víctima permanecía en el interior de la infravivienda cuando el fuerte viento que sopló ayer en la ciudad propagó las llamas desde una fogata que había encendida a escasos metros, hasta los plásticos y los palés por los que estaba construido el lugar donde vivía con su madre, el compañero sentimental de ésta, y su hermano.

La propia familia de la víctima declaró a este periódico que sobre las diez de la mañana, la madre se dejó una fogata encendida antes de salir a buscar chatarra para venderla. Estas personas indicaron que dejaron "la lumbre con las ascuas listas para llegar y hacer de comer al mediodía". Al volver de comprar agua y pan, según relataron, vieron "a los bomberos y a la Policía que estaban apagando el fuego. Nos temimos lo peor y ni siquiera nos dejaron ver a nuestra niña", se lamentaron.

En un principio los bomberos trasladados al lugar del suceso, alrededor de la una del mediodía, no se habían percatado de que en el interior de la chabola había una persona y un perro. Fue entonces cuando los familiares alertaron de que su hija se había quedado dentro cuando ellos se fueron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios