El 65% de los internautas apoya la apertura de un debate andaluz sobre la muerte digna

  • La Consejería de Salud prepara un proyecto legislativo para garantizar el derecho a una muerte digna.

Comentarios 4

La mayoría de los participantes en la encuesta de la edición digital de este diario sobre la iniciativa de la Consejería de Salud de abrir un debate en torno a la muerte digna en Andalucía apoya la idea. En concreto, el 65% de los internautas que participaron en la encuesta, abierta sólo durante 24 horas para garantizar que no hubiese votos repetidos, está de acuerdo con esta iniciativa, que ya ha cuajado en el anuncio de una ley de dignidad de las personas ante el proceso de la muerte. Un 35% de los votantes (sobre una muestra de 188 personas diferentes) está en contra.

Algunos internautas participantes en la encuesta digital, como Verónica, opinan que “todo el mundo tiene derecho a decidir sobre su vida y a no estar sometido a estar empotrado en una cama dependiendo de los demás”. Para otros, como Jose, “siempre, debatir es bueno, sin entrar en extremismos”. Hay internautas, en cambio, como Chemita, que critican con dureza la propuesta de la Junta sobre la muerte digna: “Primero se deberían ocupar [los responsables sanitarios] de dar una vida digna a los andaluces. Menos brindis al sol para distraer la atención”, precisa este internauta.

Esta mañana, la consejera de Salud, María Jesús Montero, abordó la cuestión a petición de los periodistas, tras su asistencia al XXIX Congreso de la Sociedad Española de Radiología Médica, que se está celebrando en Sevilla. Montero explicó que la futura ley "llegará hasta lo que marcan los límites normativos de la legislación estatal", por lo que aclaró que "el mandato" recogido en el Estatuto de Andalucía se refiere "al desarrollo de una atención digna en el momento próximo a la muerte", en referencia, entre otros aspectos, a los cuidados paliativos. "Lo importante es ver que instrumento necesita cada paciente para ser atendido en todo momento respetando sus criterios y principios, pero utilizando tecnología que le evite el dolor y el sufrimiento si así lo estima conveniente el paciente", argumentó.

Al hilo de ello, reseñó que desde su departamento "lo que queremos es que el domicilio del enfermo sea el entorno natural donde reciba su atención, ya que psicológicamente la persona se beneficia mucho más al estar en un entorno cercano, que le resulta familiar y que es mucho menos agresivo que un entorno hospitalario", declaró. "Nuestra idea es evitar que aquella persona que no quiera estar sometida en esos momentos finales de su vida a lo que se llama un 'encarnizamiento terapéutico' se la respete, aunque también se le proporcionen todos los medios necesarios para evitar su dolor y sufrimiento", continuó la titular del ramo, quien, en cualquier caso, reiteró que "no estamos hablando de eutanasia, porque el código penal lo prohíbe expresamente". En este sentido, lamentó que "bajo el concepto de eutanasia se introducen a veces algunos conceptos que no son eutanasia y que se pueden confundir en esa expresión global".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios