Un guardia civil jubilado atropella a 8 personas en el centro de Málaga

  • El detenido, con antecedentes por homicidio y apartado por problemas psíquicos, irrumpió con su coche a toda velocidad en la calle Larios · Dos mujeres, muy graves

Un guardia civil jubilado de 41 años irrumpió ayer con un coche a toda velocidad en la calle Larios, de Málaga, y atropelló a ocho personas, la mayoría turistas extranjeros. Dos mujeres están hospitalizadas en la UCI en estado muy grave y un hombre se encuentra grave. El conductor del vehículo es A.B.M., que abandonó el instituto armado debido a problemas psicológicos, y tiene antecedentes policiales, ya que fue condenado por homicidio. Tras ser detenido, dio negativo en la prueba de alcoholemia.

Poco antes del mediodía, A.B.M. sorteó con su coche, un Rover 25 negro, los maceteros que delimitan el comienzo de la calle, aceleró y embistió a un matrimonio de turistas italianos formado por Asumpta Mastroniani y Mario Cuarta, que momentos antes habían tomado un aperitivo en la cafetería Lepanto. La mujer, de 62 años, voló por los aires y quedó en el suelo con traumatismo craneoencefálico. Fue trasladada al hospital Carlos Haya en estado muy grave. El marido también fue hospitalizado, aunque con lesiones leves.

Mediada la calle Larios, el turismo rozó con un lateral a Kari y Rita, un matrimonio finlandés que cayó al suelo. El hombre sufrió heridas en la cara y cabeza. Fueron conducidos al hospital Carlos Haya donde se les trataron varias erosiones y dos horas después fueron dados de alta. Esta pareja y otro compatriota, que también recibió el alta médica tras ser atendido de varias lesiones leves, habían llegado por la mañana en el crucero Christina Regina.

Carlos Orrán estaba en ese momento en la terraza del café Central de la plaza de la Constitución tomando un aperitivo cuando vio el Rover 25 llegar a toda velocidad. "Ya venía con la luna delantera rota. Embistió a una mujer". Se trata de una turista alemana de 42 años que permanece en el Carlos Haya en estado muy grave con traumatismo craneoencefálico. Unos metros más adelante arrolló a otra pareja, un hombre de 59 años y su mujer de 52, ambos españoles. Los dos ingresaron en el hospital Clínico con contusiones y heridas. En el caso de la mujer, de consideración leve; el hombre, que sufría traumatismos, se encontraba en estado grave, pero no se temía por su vida.

Tras ese recorrido, A.B.M. quiso buscar una salida que no encontró, de forma que volvió sobre sus pasos en medio del pánico general. Los transeúntes corrían despavoridos buscando refugio en las tiendas y gritando, pedían socorro mientras trataban de cerrar el paso al vehículo. "No era miedo, era pánico. Habíamos visto el coche subir y la gente empezó a meterse en la tienda. Aquí sólo estábamos cinco muchachas, el vigilante estaba fuera y bajamos el cierre. Cuando el coche volvía la gente empezó a aporrear la puerta y algunos se desmayaban. Enseguida regresó el vigilante y abrimos otra vez", relataba la dependienta de un comercio.

Fue un camión de la empresa municipal Limasa colocado en diagonal lo que le cerró el paso junto a la estatua del marqués de Larios. El conductor ya había sido acorralado. Allí fue retenido. Tres minutos después llegaron las primeras ambulancias y apenas pasados unos minutos, un coche de la Policía Nacional se acercaba para llevarse al sospechoso. Las patrullas más cercanas de la Policía Local también habían acudido ya.

De los heridos, cuatro están ingresados en elCarlos Haya y en el Clínico y el resto fueron dados de alta. El detenido está en los calabozos de la Comisaría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios