El marido de la fallecida en Rociana es hallado muerto dentro de un pozo

  • El hombre, principal sospechoso del crimen de la joven onubense, comunicó a su madre que se iba a quitar la vida

El principal sospechoso de la muerte el pasado viernes de Juana María Cáceres en Rociana del Condado (Huelva) apareció ayer muerto dentro de un pozo después de las intensas labores de búsqueda realizadas por la Guardia Civil tras su desaparición y la hipótesis de que hubiera decidido suicidarse.

Precisamente esta fue la confesión que supuestamente C.M.D. le habría hecho a su madre tras llamarla para comunicarle que había asesinado a su esposa y declararle sus intenciones de poner punto y final a su vida "tirándose a un pozo". No obstante, la Policía mantuvo abierto un dispositivo de búsqueda en previsión de que pudiera tratarse de una estratagema para facilitar su huida. Los efectivos de la III Compañía y de la Policía Judicial de la Guardia Civil desplegados ampliaron el operativo hasta Almonte durante el día de ayer.

Juana María Cáceres, de 36 años y madre de dos hijas, fue hallada sin vida la tarde del pasado viernes en su domicilio. A la espera de que los resultados de la autopsia revelen las razones de la muerte, las marcas halladas en el cuello de la víctima evidencian un caso de estrangulamiento.

El alcalde de la localidad en la que vivía la víctima junto a sus hijas, Amaro Huelva, aseguraba que "decir que nos sentimos mal es ser generoso" y arremetió contra la decisión de que "una persona pueda decidir sobre la vida de otra". Con respecto a que pudiera confirmarse que la muerte fue producto de la violencia machista, el edil enfatizó que "a nosotros no nos consta que existieran amenazas ni denuncias al respecto por parte de la víctima", por lo que abogó por mantener hasta los últimos extremos la presunción de inocencia.

Entre tanto, en el pueblo nadie se explicaba cómo C.D.M. pudo haber llegado a atentar contra su propia esposa. Según han constado a este periódico amigos de la víctima, la relación sentimental hacía meses que se encontraba notablemente deteriorada, por lo que prácticamente no hacían vida de pareja más allá de la convivencia bajo el mismo techo. Aun así apuntan a que la relación de él con ella siempre fue siempre "buena" y ella "jamás" comentó ni mostró síntomas de sufrir malos tratos físicos. Concretamente señalan que siempre mostró gozar de una gran "independencia" a la hora de salir con las amigas, y su marido nunca se mostró celoso ni posesivo.

Al parecer, desde hace meses y fruto de este deterioro en la relación de la pareja, Cáceres había conocido a otro hombre y había decidido de forma unilateral poner punto y final al matrimonio e iniciar los trámites del divorcio. Según relataba ayer a Europa Press una prima del marido, éste "vio a la fallecida con otro hombre esa misma tarde [en la que apareció muerta]". El proceso de separación se inició hace dos meses y esta circunstancia habría provocado que C.M.D requiriera de ayuda psicológica tras caer en una depresión.

De confirmarse que el crimen es violencia de género, Juana María Cáceres sería la quinta víctima en lo que va de años que muere a manos de au pareja en España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios