La crisis planea sobre las reivindicaciones del 1 de mayo

  • Huelva acoge la manifestación central de UGT y CCOO en Andalucía · Los líderes sindicales exigen que la desaceleración no merme el empleo ni los salarios

Comentarios 2

Huelva acogió ayer el acto central en toda Andalucía con el que los sindicatos conmemoraron el Día del Trabajo. Los dirigentes autonómicos de UGT y CCOO, Manuel Pastrana y Francisco Carbonero, respectivamente, encabezaron la manifestación de la capital onubense, que tuvo una especial carga reivindicativa por la desaceleración económica y el aumento del desempleo. Este contexto negativo llevó a los sindicatos a imprimir un giro en sus reivindicaciones y a pedir, además de igualdad, salarios dignos e inversiones productivas.

En este contexto, las centrales sindicales advirtieron que la desaceleración económica no se puede resolver a costa del empleo, los salarios y de los trabajadores. Los sindicatos incidieron en que en la última década de bonanza económica el empresariado no se planteó el reparto de los beneficios entre sus empleados, mientras ahora sí da como solución congelar los salarios, reducir costes y despidos.

Manuel Pastrana defendió que la dignidad del trabajo pasa por la igualdad entre hombres y mujeres y entre el colectivo de trabajadores y apostó por la transformación del tejido productivo andaluz que necesita de "menos ladrillo y más industria, más empleo de calidad, digno y en igualdad". El máximo responsable de CCOO en Andalucía, Francisco Carbonero, coincidió con su homólogo de UGT y manifestó que la elección de Huelva para el acto central de los sindicatos en la comunidad autónoma responde a una elección clara y firme por la defensa de la industria y por la actividad productiva que genere valor añadido y riqueza y que permita que haya empleo estable y de calidad. El coordinador regional de IU, Diego Valderas, también participó en la marcha para pedir el reparto igualitario de la riqueza para que la crisis no la paguen "siempre los mismos".

En total, unas 20.000 personas reivindicaron en las capitales de provincias andaluzas la dignidad y la igualdad de los trabajadores. Al final de cada manifestación se leyó un manifiesto sindical -excepto en Sevilla, donde UGT y CCOO convocaron actos distintos- en el que se destacó que el 1 de mayo es un día "para reclamar con firmeza avances en los valores universales de la justicia, la libertad, la igualdad y la paz". El escrito reivindicó que el objetivo de la acción es "exigir a los empresarios y a los gobiernos que pongan más medios para reorientar el crecimiento económico hacia un modelo de desarrollo sostenible". También hubo un recuerdo a las personas que perdieron la vida en accidentes de trabajo, 196 en 2007 y más de 56 en lo que va de año. "No se puede permitir esta sangría humana", concluyeron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios