Diez horas de cirugía para arreglar el daño causado por un petardo que le estalló en la cara

  • Los familiares del joven dicen que el petardo estalló por el calor de llevarlo en un bolsillo, mientras otras fuentes atribuyen el accidente a una apuesta.

Comentarios 37

La pericia de los médicos ha salvado a un joven al que estalló un petardo en la cara. La operación duró más de diez horas, y los facultativos le han dicho que no tiene dañados "ni la vista, ni el oído ni la lengua". Los familiares han afirmado estar "muy contentos porque ha sido un milagro que se encuentre bien". Según su familia, el petardo se encendió a causa del calor cuando el joven lo sacó del bolsillo de su pantalón, mientras que el diario El Mundo Huelva Noticias asegura que "la víctima jugaba con amigos para ver quién aguantaba más con el explosivo encendido entre los labios". En el momento del accidente, el joven esperaba un taxi junto con sus amigos, que fue el que le llevó al hospital, aunque el diario explica que los sanitarios le practicaron una traqueotomía en lugar del accidente. 

Un joven de 24 años y natural de Gibraleón (Huelva), identificado como M.A.S., permanece ingresado en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla desde la mañana del pasado 1 de enero tras ser sometido a una operación de cirugía plástica de "más de diez horas" después de que le explotara en la cara el petardo que él mismo se introdujo entre los labios a la salida de una discoteca de la localidad de Trigueros. 

Así lo han confirmado fuentes cercanas de la familia del afectado, que han precisado que el joven "se encuentra bien y no está deformado gracias al buen trabajo del equipo médico". Según ha explicado, "aún tiene la cara hinchada y tendrá que estar ingresado durante algún tiempo", aunque han resaltado que "ya anda por los pasillos, está consciente y los médicos aseguran que no le quedarán señales". Estas mismas fuentes han indicado que "no tiene dañada ni la vista, ni el oído ni la lengua", por lo que han afirmado que están "muy contentos porque ha sido todo un milagro que se encuentre bien". 

Respecto a la causa del incidente, han explicado que "el joven no encendió la mecha del petardo sino que éste prendió por el calor". Según han dicho, Miguel Ángel tenía el explosivo dentro del bolsillo del pantalón con un mechero. De este modo, "al querer sacar el mechero y tener un vaso en la mano, el chico se puso entre los dientes el petardo y después sacó el encendedor". Por ello, "al ser un petardo que se enciende por el calor, al estar toda la noche dentro del bolsillo y debido además a la temperatura del mechero pues se encendió", han aclarado fuentes de la familia. 

Por su parte, desde la Policía Local de Trigueros apuntaron que el incidente se produjo sobre las 08:00 cuando la víctima y sus amigos se encontraban "a la espera de un taxi", que según la familia "fue el que llevó al joven al centro de salud de Gibraleón". Luego fue trasladado al hospital Juan Ramón Jiménez de la capital y desde allí, ante la gravedad de las heridas, fue llevado en  helicóptero hasta el centro hospitalario sevillano. 

Según ha avanzado el diario El Mundo Huelva Noticias, "la víctima jugaba con amigos para ver quién aguantaba más con el explosivo encendido entre los labios". Además, la víctima "sangró abundantemente por las heridas sufridas e incluso los sanitarios tuvieron que practicarle una traqueotomía en el lugar de los hechos". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios