Los centros de Secundaria tendrán más autonomía el próximo curso

  • Educación fomenta más atribuciones al director, las competencias del alumnado y más implicación familiar

Comentarios 9

La Consejería de Educación quiere hacer de los centros de Secundaria entes autónomos de manera que éstos tengan "total libertad" a la hora de diseñar sus respectivos departamentos didácticos. Es la gran reforma, con respecto al panorama actual, que incluye el borrador del decreto de organización de los centros que ha culminado ya el departamento que dirige Mar Moreno, quien ayer se encargó de transmitir las principales modificaciones sobre el documento inicial. "Autonomía, más autonomía". La consejera llegó a repetir esa palabra varias veces para ilustrar la situación en la que se desarrollará la actividad académica en los centros a partir del curso 2010-2011.

Los cambios, que se han asumido después de escuchar a "toda la comunidad educativa", superan el centenar, y buena parte de ellos brotaron en el congreso celebrado el pasado mes de noviembre en Málaga y en el que tuvieron una participación estelar los profesores. Sobre ellos coloca la lupa un texto que ayer emprendió su proceso de tramitación que debe concluir, allá por el próximo mes de abril, encima de la mesa del Consejo de Gobierno para su aprobación.

Sobre los profesores porque uno de los objetivos que persiguen las líneas maestras de este nuevo reglamento educativo es la creación de tres áreas de competencias didácticas que, en opinión de Moreno, vendrían a "favorecer el trabajo en equipo del profesorado". Se trata de los campos social-lingüístico, científico-tecnológico y el artístico. A ellos hay que añadir el de la formación profesional en aquellos institutos de Secundaria en los que se imparten ciclos de FP. La filosofía de esas áreas busca una mayor integración de los contenidos educativos, a la par que promueve una "visión multidisciplinar" de las materias. Según explicó la consejera, es aquí donde radicaría la autonomía de cada centro, que mantendrá, aumentará o disminuirá el número de departamentos "en función de sus objetivos" y teniendo en cuenta su propia idiosincrasia, características y circunstancias particulares. Cobra especial importancia en este sentido el papel del director del centro, sobre el que recae la potestad para asignar a cada área, y dentro de ella a cada departamento, el número de horas que considere conveniente a las labores de coordinación en función de sus necesidades. El máximo responsable del centro podrá también decidir la "especialidad" de cada departamento, de manera que cada instituto será autónomo a la hora de diseñar sus planes. "Quien quiera mantener los que ya tiene podrá hacerlo y quien quiera reducirlos, también", explicó la consejera. El nuevo perfil de los departamentos se aleja, pues, del carácter monolítico que han tenido hasta la fecha: sea cual sea su composición y sus necesidades, no tendrán por qué tener todos el mismo número de horas.

Ello permitirá, por ejemplo, que a un departamento formado por una sola persona se le conceda sólo una hora a la semana, mientras que otro compuesto por varias goce de más horas durante el mismo periodo. Lo que busca el nuevo decreto es que con la bolsa horaria que cada centro dispone para sus departamentos, "y de la que no se reducirá ni un minuto", el director pueda asignar horas a las áreas y a los departamentos con "máxima libertad".

Para Moreno, esta nueva fórmula "más equilibrada y flexible"que la que actualmente está en vigor es el resultado de la puesta en común que su departamento ha hecho, para elaborar el borrador del proyecto, con la comunidad educativa. La titular de la Consejería hizo hincapié en que la meta es la "apuesta por el trabajo en equipo y por el desarrollo de la enseñanza para la adquisición de competencias" en cada centro.

La consejera reiteró en el acto de presentación de las nuevas propuestas incluidas en el texto que la creación de esas tres áreas, bases del borrador del decreto, dotará de "más libertad" a los centros a la hora de organizar sus equipos de coordinación docente.

No obstante, el borrador establece un total de seis departamentos que, con carácter preceptivo, serán obligatorios en todos los centros de Secundaria andaluces. Cuatro de ellos ya existían y por lo tanto, se mantienen (equipos docentes; departamento de orientación y atención a la diversidad; equipo técnico de coordinación pedagógica, y tutorías), y otros dos son novedosos, el de las áreas competenciales, y el que se denominará Departamento de Formación, Orientación e Innovación educativa. El resto de departamentos, tal y como indicó Moreno, serán de "libre configuración" por parte de los centros teniendo en cuenta siempre el límite horario destinado a las tareas de coordinación de cada centro, es decir, de 33 horas semanales en el caso de los institutos donde no se cursa Bachillerato, y de 45 en los que sí.

Según reconoció la consejera en su intervención, la creación de estas tres áreas didácticas se ha propuesto para dar solución a un tema "de lo más sensible" como ha sido el de la organización de los departamentos, un asunto que fue "muy debatido" en el congreso de Málaga. De hecho, su departamento propuso inicialmente la creación de seis departamentos multidisciplinares que, según admitió Moreno, "iban a costa de reducir el número de departamentos tradicionales".

Como otra de las demandas de la comunidad educativa que finalmente se han "dibujado mejor" en el citado proyecto de decreto, Moreno señaló la mayor "visibilidad" de las figuras de los Claustros, que "ganarán peso" y saldrán "reforzados" con las nuevas funciones que se le van a atribuir. Según la consejera, entre estas nuevas funciones del Claustro, destaca la de informar de la memoria de autoevaluación que se produzca en su propio centro, aspecto no contemplado hasta el momento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios