Pilar Navarro, diputada del PSOE

"Se admira más a la novia de un futbolista que a un Premio Nobel"

  • La joven estudiante de Derecho que batalló contra el Ministerio de Educación inicia su andadura parlamentaria con un alegato a favor de "la cultura del esfuerzo"

Comentarios 26

Una chica de 10. Con esa nota puntúan sus compañeros del Grupo Socialista a Pilar Navarro (Almería, 1977). Finalizó la carrera de Derecho con Matrícula de Honor, pero el Premio Nacional Fin de Carrera de 2001 recayó en otro estudiante con una nota media inferior. Su batalla contra el Ministerio de Educación, entonces dirigido por Pilar del Castillo -el caso se elevó al Tribunal Supremo-, captó la atención del PSOE y de la editorial Planeta. Escribió Mis claves para estudiar mejor, del que ha vendido 18.000 ejemplares. Y en política, tras cuatro años en el Ayuntamiento de Almería, afronta un nuevo examen como parlamentaria. "Aprender" es su reto.


-¿Qué apuntes lleva en su carpeta?

-(Ríe). Muchos, ahora me he actualizado y llevo informaciones y opiniones de prensa.

-¿Y sus asignaturas favoritas?

-Las cuestiones que afectan a los almerienses y, como es obvio, la educación o la juventud. Pero seré portavoz en la Comisión de Justicia, ya que soy abogada.

-Una materia compleja, tras el caso Mari Luz.

-Ese tema es muy grave, pero antes también había problemas. Hay fallos en el sistema, faltan personas y medios. Como la Educación, la Justicia requiere de pactos de Estado y que el PP contribuya.

-Y en Educación, ¿cómo se puede rebajar el alto índice de fracaso escolar que su partido reconoce?

-Tenemos que contribuir todos, los políticos a dejar aparte la demagogia, los alumnos a no dar por normal que todos llegan a la Universidad, y valorar que antes no era así, y los padres, a no escandalizarse por los resultados escolares de sus hijos cuando les dejan ver la tele o jugar a la Play hasta la madrugada.

-Su trayectoria puede servir de referencia.

-La educación es lo mas importante en una persona y el mejor legado que pueden dejar los padres. Nadie podrá mirarte por encima, al menos intelectualmente, y no importa el dinero que tengas.

-¿Apoya que se den incentivos económicos a los profesores?

-Eso lo deben negociar la administración y los sindicatos. Lo que me preocupa es que la sociedad no los respeta como antes, al igual que a los médicos. Hay alumnos que los insultan por los pasillos.

-¿Por qué se ha llegado a esto?

-Ya no se valora la cultura del esfuerzo. Se admira más a la que se echa de novio a un futbolista que gana no se cuántos millones que a otros que merecen más atención.

-Como a usted.

-Como, por ejemplo, a un Premio Nobel o a un almeriense que es Príncipe de Asturias, Ginés Morata, que seguro que los niños del instituto de Almería no saben ni quién es. Ahora incluso te dicen, ¿eres tonto, para qué te dedicas a eso si se gana más en otra profesión?

-¿Qué le parecen las críticas a Educación para la Ciudadanía?

-Mucha gente habla sin saber. Es una asignatura que imparte los valores básicos del Estado. No entiendo cómo se puede pedir a los extranjeros que aprendan nuestros valores y criticar que se imparta a los nacionales. Soy cristiana, poco practicante, pero en el instituto elegí Ética porque pensaba que me aportaba más conocimiento, y no me sentí marginada. Esta asignatura puede ayudar a estudiar Filosofía o viene bien para unas oposiciones.

-La vivienda es otro problema, ¿está hipotecada?

-Sí, a 30 años.

-¿Confía en que una ley resuelva el problema?

-Los jóvenes no se lo creerán hasta que no lo vean, pero hay un acuerdo y suelo para hacer las viviendas.

-¿Considera que los jóvenes pasan de la política?

-Todos los partidos tienen asociaciones de jóvenes, pero por el cambio social del que hablábamos, la política ahora está peor vista que nunca. Comento en broma que elegí las profesiones peor vistas, abogada y politica. Ya me lo dijeron cuando me decidí por Derecho, que tenía un cinco de media, pero en la vida hay que probar y si te gusta, luchar a muerte por tus sueños. Y se está viendo que los jóvenes que valen o se hacen valer, al final llegan, como Bibiana Aido, y no hace falta cuotas. Quien lo merece va llegando y, si no, es porque no ha luchado suficiente.

-¿Casará con la doctrina de partido, aunque vaya en contra de sus ideas?

-Si no comparto algo, lo digo desde dentro, para no dañar a la organización. Ya lo hacía en el instituto cuando se lo exponía al director.

-Aquí no será tan fácil.

-No, aunque la presidenta (Fuensanta Coves) sea de Almería, no me voy a chivar. Pero hay que exponer tus desacuerdos e intentar convencer de que estás en lo correcto. Lo que no entiendo es a muchas mujeres que votaron en contra de la paridad en la ley electoral.

-¿Cuáles son sus aspiraciones?

-Ser útil donde esté y, si veo que no lo soy o me aburro, me iré.

-¿Ha adquirido a alguna manía nueva? (En los exámenes utilizaba la misma ropa).

-Todavía no, cuando tenga que intervenir por primera vez algo haré, y si me sale bien, pues... Intentaré que no me veais muchas veces con el mismo traje.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios