La administradora de Del Valle en Ballena Blanca dice que sólo era una empleada

  • El fiscal la considera pieza clave en la estructura para inversiones en el exterior que creó el abogado

Estela Elena Herrera, empleada del abogado Fernando del Valle en el despacho DVA, fue administradora y titular de una única participación en más de un centenar de sociedades en las que el socio mayoritario era una entidad constituida en Delaware (Estados Unidos). Implicada en el caso Ballena Blanca, la Fiscalía Anticorrupción le reclama tres años de cárcel y una multa de 12 millones de euros por presunto blanqueo y falsedad. Considera que fue una persona clave en la estructura que creó el abogado para dar curso a inversiones de extranjeros con cuentas pendientes con la justicia sin que aflorara la identidad de los auténticos dueños de los capitales.

La acusada rebatió ayer estos argumentos durante el juicio y se presentó como una mera empleada que trabajaba a las órdenes de Fernando del Valle sin conocer los detalles de las sociedades en las que participaba, sus titulares ni los intereses que los movían en la Costa.

Admitió que durante años se encargó de gestionar la constitución de esas sociedades, una labor que o bien le encargaba Fernando del Valle o alguna de las jefas de grupo del despacho. Al ser la persona que solicitaba en el Registro la inscripción del nombre, estaba "obligada" a participar en la entidad, por esa razón figuraba como titular de una participación. Y por indicación de su jefe aparecía también como administradora única de las firmas.

Esta situación se mantuvo sin apenas cambios, según declaró la imputada a preguntas del fiscal, hasta que en 2004, un año antes de ser detenida por este caso, advirtiera que podía tener problemas con Hacienda porque no daba cuenta de las ventas que se producían de su única participación en las sociedades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios