Salud detecta irregularidades en la empresa que envasó una bolsa de pipas con un ratón

  • El producto fue adquirido por unos jóvenes a finales del mes de abril en un establecimiento del Campo de la Verdad

Comentarios 3

La Consejería de Salud ha detectado "irregularidades" en la empresa alimentaria que envasó un paquete de pipas con un ratón en su interior. Fuentes de la Delegación de Salud de Granada -provincia donde se ubican las instalaciones de la firma responsable, Cascales e Hijos- informaron ayer de que las deficiencias encontradas son de tipo "higiénico-sanitario", lo que supuestamente tendría una estrecha relación con el hallazgo del roedor en el interior del paquete. De ahí que la Sección de Procedimiento de la Delegación haya incoado un expediente administrativo que podría saldarse con una multa de hasta 15.000 euros. Los inspectores, no obstante, aún no han concretado la gravedad de las irregularidades, un dato necesario para fijar la cuantía de la sanción.

Aunque envasado en Granada, el paquete de pipas fue adquirido por unos jóvenes en un comercio de la calle Alcaide de los Donceles, en el Campo de la Verdad, sobre las 21:00 del pasado 24 de abril. Los compradores -una pareja de 16 y 18 años- adquirieron otros productos en el comercio, pero cuando abrieron el paquete en la misma puerta del establecimiento encontraron el roedor muerto, que en principio confundieron con un trozo de madera, según sus propias manifestaciones. Una mirada más detenida reveló que se trataba de un roedor muerto, pues conservaba el pelo e incluso los bigotes.

Tras pedir explicaciones a los dueños del local, decidieron presentar una denuncia en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, que los derivó a los servicios de consumo. Finalmente, fue la Delegación de Salud la administración que se hizo cargo del incidente y retiró el paquete de pipas y el animal con el objetivo de constatar que se había colado en la bolsa antes de su cierre.

La empresa Cascales e Hijos, conocida por el elefante color rosa impreso en sus envases, distribuye sus productos en Córdoba desde hace más de una década y, según constataron ayer fuentes de Salud, es la primera vez que se la relaciona con un incidente de este tipo. La Delegación subrayó que las irregularidades detectadas en la fábrica "no suponen riesgos higiénico-sanitarios para las personas", por lo que no está previsto que la empresa tenga que retirar partidas de los comercios. Tras el desagradable hallazgo, el jefe provincial del Servicio de Salud Pública de la Junta, Francisco Antón, llamó a la "cautela" hasta conocerse la procedencia del roedor, ya que los responsables de la empresa afectada justificaron en un principio que la bolsa podía haber sido manipulada.

La firma, incluso, llegó a apuntar a la posibilidad de una "posible manipulación" a manos de la competencia, pues aseguró que el proceso de envasado de sus pipas pasar por una criba que impediría que se introdujese cualquier elemento extraño que no fueran los frutos del girasol. La firma añadió, además, que después de este proceso las pipas se dirigen a un horno, por lo que los directivos consideraron "extraño" que el roedor no estuviera quemado. Cascales e Hijos aseguró que a principios de abril sus instalaciones fueron inspeccionadas por las autoridades sanitarias, que no encontraron ninguna irregularidad en la cadena de producción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios