Roca defiende ante el juez la legalidad del hotel La Malvasía en El Rocío

  • El ex asesor de urbanismo del Ayuntamiento de Marbella está acusado de un delito de cohecho y tráfico de influencias

Comentarios 1

El presunto cerebro de la trama de corrupción en el Ayuntamiento de Marbella, Juan Antonio Roca, y dos de sus supuestos testaferros, Montserrat Corulla y Óscar Benavente, declararon ayer en los Juzgados de La Palma del Condado (Huelva) en relación al hotel La Malvasía en El Rocío. Junto a estos también comparecieron dos funcionarios del Ayuntamiento de Almonte, uno de ellos el arquitecto municipal.

Más de cuatro horas permaneció en los juzgados palmerinos el ex asesor urbanístico marbellí acusado, al igual que el arquitecto municipal, de un presunto delito de cohecho y tráfico de influencias. Roca y el resto de los imputados declararon después que el que fue juez instructor del caso Malaya acordara abrir un procedimiento aparte de la causa principal relativo a un informe policial sobre el hotel La Malvasía.

El informe alude a supuestas irregularidades detectadas en los expedientes de concesión de las licencias de obra y apertura del complejo hotelero.

Tras varias horas de interrogatorio Juan Antonio Roca salió esposado de los juzgados y conducido al centro penitenciario malagueño. "Estoy bien" fueron las únicas palabras que pronunció el ex asesor mientras era introducido en el furgón por agentes de la Guardia Civil.

El abogado encargado de ejercer la defensa de Roca, José Aníbal Álvarez, en relación al caso Malaya y al hotel La Malvasía afirmó también que la inauguración se hizo atendiendo a la legalidad de las licencias de obras y apertura del establecimiento. Aníbal explicó que durante la declaración así se ha demostrado, confiando por este motivo en que "se sobresea la causa" tanto de su cliente como del resto de imputados, que se enfrentan a un presunto delito de cohecho.

Roca no fue el primero en declarar, sino que fue el arquitecto del Ayuntamiento almonteño por un presunto delito de cohecho, como indicó a los periodistas su abogado, Fernando Vergel. El letrado dijo que su defendido nada tiene que ver con un supuesto caso de compra o tráfico de capitales que al parecer se está investigando, ya que lo único que hizo fue emitir un informe, y aseguró que la apertura de la instalación hotelera contaba con todas las licencias en regla.

Vergel se mostró convencido de que será la última vez que llamen a declarar a su cliente, aunque reconoció que otra cosa puede ser la actuación de Roca y la posible relación entre la operación de compra del hotel con dinero proveniente del caso Malaya.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios