"Rajoy se ha comprometido con Andalucía como nadie; ni Aznar"

  • Los populares andaluces dan por concluido el debate sucesorio y aseguran que el actual presidente del PP "saldrá reforzado" del congreso nacional en junio

El PP andaluz se postula como el pegamento del partido. Su líder, Javier Arenas, apaciguó los ánimos en los momentos de mayor tensión entre Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre, con una llamada al diálogo. A la semana, devolvió al redil a la Generalitat de Valencia, que se había desmarcado con Cataluña en el debate sobre el modelo de financiación autonómica. El PP-A sabe que la confianza en el "cambio" político en Andalucía necesita de un proyecto consolidado a nivel nacional y se ha decidido sin reparos por la continuidad de Mariano Rajoy. "Unidad interna", lo define Antonio Sanz.

-¿No van a coger complejo de padre de familia?

-El tema del congreso nacional y el de la financiación son diferentes. Hemos hecho un ofrecimiento de diálogo que persigue unir voluntades en los temas más importantes de Andalucía, lo que es un síntoma sano de oposición de gobierno, que no es lo mismo que oposición al Gobierno.

-Se refiere a la negociación del modelo de financiación.

-Así es. Nos jugamos el futuro de la comunidad. Tenemos un modelo consensuado con el PSOE en el Estatuto andaluz, y se debe defender frente al Estatut de Cataluña, dos modelos que chocan.

-Hay un acuerdo con el PSOE sobre la base, pero también existen diferencias.

-Reclamaremos que se utilice la capacidad normativa, que no se utiliza, por ejemplo, para bajar los impuestos. Y la propuesta de pedir el 50% del IRPF -que las comunidades autónomas recauden este porcentaje de los ingresos del Estado-, que era nuestra y nos masacraron cuando lo pedíamos, es incompatible sin utilizar el autogobierno. Si el PSOE resuelve su conflicto interno, por votar sí a los estatutos catalán y andaluz, y defiende los intereses de Andalucía, tendrá el apoyo del PP.

-¿Será posible un pacto?

-No conocemos la propuesta del PSOE, pero debe demostrar su voluntad de consenso, porque hasta ahora todo ha sido falso. En la anterior legislatura, la supuesta oferta de pactos para la regeneración democrática quedó reducida a resolver el pensionazo de Chaves. Y en el inicio de actividad parlamentaria, el PSOE ha blindado a Chaves para que no informe de la crisis económica y el crecimiento del paro. El ejercicio de la mayoría absoluta nos trae malas experiencias, la apisonadora parlamentaria.

-¿Puede cambiar el escenario si continúa el debate de la sucesión de Chaves?

-Hay muchos socialistas convencidos de que 30 años van a ser demasiados y el propio Chaves, al abrir el debate, ha demostrado poca ambición y ganas de continuar. El debate de la sucesión es la fotografía de un presidente agotado. Chaves da síntomas de un presidente en retirada.

-¿Cree que se presentará en 2012?

-Depende de él. Pero esta legislatura se significará por la confirmación del PP como proyecto de cambio.

-Arenas, ¿es una alternativa real de gobierno?

-Los 47 diputados del PP estamos convencidos de que el cambio llegará pronto y eso nos lo transmite Arenas. Su presencia ha dado un giro a la vida política del Parlamento y estoy seguro de que vamos a vivir los cuatro años más apasionantes de la Cámara.

-La polémica del PP nacional, ¿puede minar el trabajo de su partido en Andalucía?

-El papel del PP-A es coherente, desde el principio a favor de la unidad del partido, porque somos la comunidad que más compromisarios tendrá en el congreso nacional en junio. Hemos apostado por la unidad interna y por Rajoy como presidente. Y Andalucía debe estar muy agradecida a Rajoy por el compromiso y cariño que ha demostrado a esta tierra. No conozco a un líder nacional tan implicado y comprometido con Andalucía como Rajoy estos años.

-Ni siquiera Aznar.

-Me refiero al líder que he conocido más implicado con Andalucía.

-¿Comparte con Sáenz de Santamaría que el elegido en el congreso nacional sea el candidato a las elecciones?

-Estoy convencido de que Rajoy va a ser un magnífico presidente, y mantenemos nuestras ilusiones y confianza en él.

-¿Están resueltos sus roces con Valencia o con los afines a Esperanza Aguirre?

-Es normal que los procesos precongresuales sean intensos. Luego hay que escoger un camino y el partido ya ha decidido que apuesta por la unidad interna. El episodio está superado y yo jamás me enfrentaré a un compañero de partido. Jamás.

-Esa intensidad, ¿se reproducirá en el congreso del PP-A, cuando se convoque en otoño?

-Arenas ha anunciado que nos va a seguir liderando y se ha acogido con entusiasmo.

-La estrategia será recortar distancias con el PSOE.

-Empezaremos con las municipales, que serán la palanca definitiva, el aviso del cambio. Y afrontaremos un proceso de renovación para elegir a los mejores candidatos.

-Sin traumas.

-Será por suma, sin prescindir de nadie. Hemos logrado centrar el partido hasta consolidarlo justo hasta la línea donde acaba el PSOE. Y trabajaremos en tres objetivos: en el centrismo, sin decepcionar a muchos ex votantes socialistas; en el andalucismo, con personas que han participado en él, y en el reformismo, con profesionales independientes y trabajadores que aún no han participado en política.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios