Rajoy aguanta el tirón en Andalucía

  • El PP andaluz respalda la estrategia de Javier Arenas en la dura disputa que mantienen "esencialistas" y "pragmáticos" y que se prolongará al menos hasta el congreso de junio: después ya hay más incertidumbres

Comentarios 3

¿Qué diferencia ideológica separó a los guerristas de los renovadores? Quizás algunos matices sobre la concepción de la izquierda, pero al fin y al cabo sólo se trató de un asalto al poder contra el que hasta mediados de los años noventa llevó las riendas del PSOE de un modo eficaz, aunque férreo: Alfonso Guerra. ¿O es que el hoy embajador ante el Vaticano, Francisco Vázquez, declarado guerrista, estaba en el ala izquierda del partido? ¿Qué desencuentro ideológico ha separado a Esperanza Aguirre de Mariano Rajoy? En el fondo, apenas hay diferencias de esta naturaleza; en todo caso, una divergencia sobre estrategias tras la que realmente se agazapa otra lucha por el poder. En la peor semana vivida por el PP desde su fundación, cuando incluso ya hay quien cree dentro del propio partido que no le vendría mal una segregación por su extrema derecha, un destacado dirigente popular andaluz lo explicó del siguiente modo a este diario: estamos -dijo- quienes defendemos que es necesario un viraje hacia el centro para ganar las elecciones e, incluso, que se deben contemplar los pactos con algunos nacionalistas, somos los "pragmáticos", y en el otro lado, están los "esencialistas", los defensores de una moral que descartan cualquier flirteo con quienes defienden una idea de España diferente a la nuestra, los que no han parado de mirar a los referentes mediáticos de El Mundo y de la Cope, cuya figura más destacada ha tildado a Coalición Canaria de "independentista" para intentar desprestigiar al presidente del PP de estas islas, José Manuel Soria, uno de los dos redactores de la ponencia política del próximo congreso del 20 de junio.

El PP andaluz ha cerrado filas en torno a Javier Arenas y Mariano Rajoy, y es que el líder andaluz fue uno de los primeros -si no, el primero- que convenció al presidente de su partido para que siguiera adelante después del 9-M. Varios de los dirigentes provinciales y andaluces consultados por este medio coinciden en que todo el partido está detrás de Javier Arenas para que Mariano Rajoy vuelva a ser elegido presidente en el congreso de junio. Los compromisarios que llevará Andalucía -436 sobre 3.025 entre electos y cargos- han expresado de modo mayoritario el apoyo a la estrategia oficial. "En casi todas las provincias, el 95 por ciento está con Mariano y el resto, simplemente, o ha tenido alguna duda o ha expresado un matiz sobre los sucedido esta semana", ha explicado uno de los presidentes provinciales.

Realmente, la semana pasada ha sido dura. De Zaplana casi nadie se acuerda ya (se fue el 29 de abril), Acebes estaba descontado (el 5 de mayo), pero los símbolos duelen. El portazo de María San Gil ha dolido bastante en la militancia y en los cargos debido al afecto que la dirigente vasca proyecta en todo el PP, pero el respaldo a la estrategia es plena. Eso sí, al menos hasta el congreso de junio. En el peor de los casos, -ha apuntado una de estas fuentes, muy relacionada con una de las Alcaldías del PP en las capitales de provincia-, sólo la alcaldesa de Fuengirola, Esperanza Oña, podría mantener una postura más heterodoxa. A Oña y a Aguirre se las conoce en el partido como las dos Espes, pero nadie se atreve a afirmar si la portavoz parlamentaria cambiará de bando. Ante la incógnita, Oña se apresuró ayer a hacer público su apoyo a Javier Arenas y Mariano Rajoy.

¿Y por qué los andaluces no apoyan a Esperanza Aguirre? Uno de los que ha hablado con este medio lo explica claro: "Esperanza Aguirre sólo consigue votos en Madrid, fuera, nada, y está claro que nosotros debemos subir en el País Vasco y en Cataluña además de seguir ganando votos en Andalucía si queremos aspirar también a vencer en las generales".

La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, también está con Rajoy, aunque ella nunca ha ocultado su amistad y cercanía política a Rodrigo Rato. Sin embargo, Arenas quiso que fuera Teófila Martínez y no el ex ministro Miguel Arias quien encabezara la lista de Cádiz al Congreso, convencido del arrastre popular de esta alcaldesa. En El Puerto de Santa María, un pequeño grupo de militantes, no más de una docena, se manifestó el viernes frente a la sede para pedir la dimisión de Rajoy. La alcaldesa de Cádiz pidió ayer calma en la misma ciudad gaditana y defendió que el actual presidente es en estos momentos la mejor opción. Uno de sus colaboradores explicó que quienes se manifestaron "son los mismos de siempre" mientras Teófila Martínez aseguraba públicamente que Rajoy saldría reforzado del congreso nacional. Tanto la regidora de Cádiz como el de Huelva, Pedro Rodríguez, estuvieron sentados junto a Rajoy el viernes pasado en la sede de la calle Génova mientras un grupo de exaltados pedía en la calle que se fuera por el asunto de María San Gil y llamaban "asesino" y "rojo" a Ruiz Gallardón.

Ahora bien, la estrategia del apoyo a Rajoy llega hasta el congreso de junio. Antes de las próximas elecciones generales del año 2012, el PP debe elegir a su próximo candidato en otro congreso, y es entonces cuando surgirán las dudas. El partido esperará los resultados de las elecciones vascas, que posiblemente se adelanten a otoño, y de las gallegas y europeas del año 2009. Un mal resultado, que es previsible, obligaría a Rajoy y a quienes le apoyan a buscar a otro candidato. Nadie se atreve a señalarlo en el PP andaluz, quizás por no romper esta estrategia. El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, es un valor en alza, pero Rodrigo Rato tampoco es descartable si lo que peligra de verdad es el propio PP. De momento se niega a involucrarse. Todos los consultados coinciden en que ni Aguirre ni Costas tienen posibilidades de ganar el congreso, quizás ni de reunir los avales suficientes, aunque están convencidos de que presionan para estar bien posicionados si llega el segundo round.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios