Prisión incondicional para el profesor que abusó de una menor en Torrox

  • Fuentes del caso apuntan a que pudo admitir ante el juez los delitos que se le imputan

Sin esposar, ocultando su rostro con una chaqueta y dejando ver unos vendajes en las muñecas llegó a ayer a los Juzgados de Torrox el profesor de Primaria detenido por presuntos abusos sexuales a una niña de 11 años que es miembro de su familia. Después de tres horas en las dependencias judiciales, el titular del juzgado de Instrucción número 1 decretó prisión incondicional sin fianza ante la consistencia de las pruebas presentadas por los investigadores, que demostrarían que Alberto P., de 32 años, habría cometido los presuntos delitos de abusos sexuales y exhibicionismo. Según explicaron fuentes cercanas al caso, éste habría reconocido los hechos que se le imputan.

El acusado llegó a los juzgados a las 11:15 escoltado por cuatro agentes. Las muñecas ofrecían aparatosos vendajes. Sobre esto, el abogado defensor, Joaquín Marcos, no quiso especular con la posibilidad de que se las hubiese producido él en los calabozos, donde ingresó el sábado. El letrado comentó que "está bien físicamente" y que no le había preguntado "qué le había pasado". Lo que si aclaró es que Alberto P. "se encontraba muy bien, aunque algo deprimido".

El detenido finalizó la declaración poco antes de las 14:30 y fue conducido a la prisión de Alhaurín de la Torre, donde ingresó.

"Ha declarado que es lo que tenía que hacer y ya se verá más adelante. La situación hay que aclararla y ya veremos si recurrimos", contestó Marcos quien no quiso dar detalles del interrogatorio al encontrarse el caso bajo secreto de sumario. No obstante, fuentes cercanas a la causa señalaron que pudo haber reconocido los supuestos abusos después de comprobar el peso de las pruebas recabadas por el Equipo Mujer Menor de la Guardia Civil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios