Pena de 21 meses a un presunto pederasta por amenazas

  • La defensa pide suspender la ejecución de la condena hasta la resolución del juicio por abusos sexuales

Condenado a 21 meses de prisión, con prohibición de acercarse a su mujer y de portar armas. El titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Huelva dictó ayer esta sentencia firme condenatoria contra el presunto pederasta Fabián Bejarano, imputándole un delito de amenazas continuadas y otro de amenaza de muerte puntual contra su esposa, Ingrid Palma, que denunció los hechos el pasado 7 de agosto en la comisaría de la Policía Nacional de la capital onubense.

Durante la vista rápida de faltas por amenazas no fue necesario que el juez escuchara la declaración de las partes, ya que todas llegaron a un acuerdo tras el que Bejarano reconoció los hechos y mostró su conformidad con la pena impuesta.

Al ser la condena inferior a dos años de prisión, y no contar en su expediente con antecedentes penales, la defensa del presunto pederasta ha solicitado que la ejecución de la condena quede suspendida, pendiente de la resolución del caso de presuntos abusos sexuales a menores, por el que Fabián Bejarano se encuentra en este momento cumpliendo prisión preventiva, según confirmaron fuentes cercanas a este periódico.

La vista, que se había pospuesto el pasado miércoles y que estaba previsto celebrarla en audiencia pública, se llevó a cabo finalmente a puerta cerrada, algo que exasperó a la familia del acusado, que esperó a las puertas del Palacio de Justicia onubense para obtener más información acerca de lo que estaba ocurriendo en el interior del edificio.

La primera noticia llegó para la madre del detenido, Juana Almeida, cuando los agentes que custodiaban la puerta le permitieron abrazar a su hijo antes de subir al furgón policial que lo trasladó de nuevo hasta su celda de aislamiento en el Centro Penitenciario Provincial: "¡Me ha dicho que no llore, que es inocente!", gritaba sin contener la emoción.

La falsa noticia saltó a la calle rápidamente y fue acogida por los Bejarano con una gran celebración que causó incluso una lipotimia al padre del presunto pederasta, Manuel Bejarano, que lloraba gritando que su hijo era inocente. No obstante, la alegría duró poco. Con la llegada del mediodía recibían la confirmación de que Fabián no había salido absuelto, algo por lo que "estamos destrozados, aunque lo importante es que se le declare inocente en el otro juicio, que es mucho más grave, porque su mujer lo está calumniando y manipulando a las niñas", indicó Bejarano.

Ahora sólo queda esperar a que finalicen las diligencias en el Juzgado de Instrucción número 4 y se levante el secreto de sumario para poder arrojar algo de luz al caso de presuntos abusos a menores, entre los que se encuentran varias hijas del detenido.

La denuncia por amenazas fue precisamente el detonante de la investigación policial que ha dado como resultado que tres menores, entre ellas dos hijas suyas, y una cuarta mujer, menor de edad en el momento que pudo ser objeto de las agresiones sexuales, hayan declarado que el detenido las obligaba a mantener relaciones sexuales aprovechando las ausencias de la madre del domicilio familiar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios