El Parlamento cierra un pacto suficiente sobre la financiación

  • El Gobierno andaluz cree que el "consenso básico" alcanzado por PSOE, PP e IU refuerza a Andalucía ante la negociación de los fondos con las comunidades

El guión estaba escrito. Lo que a lo largo de un mes y hasta el último minuto negoció bilateralmente el PSOE con PP e IU llegó ayer para su aprobación en el Parlamento. Salió un acuerdo "básico" y "parcial" sobre financiación autonómica. Socialistas y populares no lograron superar los escollos planteados desde el principio: no recortar el Fondo de Suficiencia (FS), la cantidad límite del Fondo de Compensación Interterritorial (FCI), el compromiso de no subir ni crear nuevos impuestos y la garantía de que la inversión que no ejecute el Gobierno central revierta en la comunidad.

Pero la falta de un acuerdo redondo no menoscaba el modelo que le tocará ahora defender al Gobierno andaluz en las negociaciones multilaterales en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). El consenso alcanzado cierra elementos "claves" como la atención al criterio de población, la inclusión de la educación como criterio para determinar las necesidades de gasto de las comunidades y que los recursos financieros no serán inferiores a los que se perciben en la actualidad. Además, aunque sólo con el voto de PSOE e IU, se refuerza la autonomía financiera con la ampliación de la cesión de impuestos a las comunidades "en torno" al 50% del IRPF, IVA e Impuestos Especiales.

Si bien no hubo sintonía con el PP para que no se recorte del FS -dejando así abierta la puerta a la pretensión de Cataluña y Baleares de limitar su aportación para la nivelación de servicios- donde sí estuvo cerca el acuerdo fue en el FCI. El PP pidió que este instrumento solidario superara los 3.000 millones y el PSOE lo limitó por abajo: nunca podrá ser menos del 0,3% del PIB nacional.

El encontronazo de última hora entre PSOE y PP fueron los impuestos. Un "debate trampa" en el que no quiso caer el PSOE: la discusión era sobre autonomía financiera y no si habrá más o menos tasas. Un argumento que rebatió el presidente del PP-A, Javier Arenas, recordando las cuatro nuevas -ecológica, del agua, actividades turísticas y ordenación del territorio- recogidas en el propio modelo de financiación presentado por los socialistas. Una pretensión no asumible, porque "el sistema de financiación no puede recaer en las espaldas de ciudadano y menos aún en crisis", dijo. El PP no obtuvo respaldo en su propuesta de renunciar a nuevos impuestos.

La lectura del resultado final fue bien distinta. Para el PSOE y el Gobierno andaluz, y también IU, el debate culminó con un alto grado de consenso, en el entorno del 90%, lo que "avalará" la posición de Andalucía en la negociación multilateral. Es más, el vicepresidente segundo y consejero de Economía, José Antonio Griñán, vio en el modelo aprobado en la Cámara la "llave" para cerrar en el CPFF "un sistema definitivo que coincida con estas líneas". Arenas rebajó el resultado del debate a la categoría de "coincidencias importantes".

La financiación local quedó en un segundo plano. El único punto de encuentro fue su negociación en paralelo a la autonómica y el compromiso de que antes de que finalice 2009 llegue a la Cámara un proyecto de ley sobre la participación de los ayuntamientos en los tributos de la comunidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios