Nilefos aprobó un plan de inversión meses antes de decidir el cierre

  • El consejo de administración de la empresa acordó poner fin a la actividad recientemente · La compañía ha prometido a la Junta que un directivo se reunirá con Empleo la próxima semana

Comentarios 3

La decisión de cerrar la fabrica de Nilefos en el Polo Químico de Huelva se tomó hace escasas fechas, sólo unos meses después de que el grupo Madhvani anunciase a instituciones y medios de comunicación su intención de desarrollar un programa de inversiones en los próximos años. El cierre es según Nilefos una respuesta al futuro incremento del precio de la materia prima y el estudio de las tendencias del mercado y no corresponde por tanto a la planificación de la empresa, cuya intención era mejorar la producción.

Así era en octubre, cuando se anunciaba el programa de inversión aprobado poco antes de decidir el cierre. Desde la factoría se asevera que la intención inicial de Nilefos, filial del grupo Madhvani International, era la de expandir el negocio y conforme a eso, el pasado mes de octubre, el grupo Madhvani daba a conocer su intención de relanzar la actividad con un programa de inversiones para cuatro o cinco años, con el objetivo de expandir a medio y largo plazo el mercado del tripolifosfato sódico y aumentar de forma importante la producción para este año. De hecho, incluso se incrementó la plantilla en un 6 por ciento y se anunció la incorporación de un nuevo equipo internacional de ventas con ese objetivo.

Pero la situación ha quedado a la inversa al pasar tres meses. Según explicaron ayer fuentes de la fábrica en Huelva, el aumento de precio de la materia prima es el principal problema, tal y como ya se expuso en el expediente de extinción de contratos que la empresa presentó el pasado lunes ante la Delegación de Empleo. Este incremento de precio del ácido fosfórico no entraba, según estas fuentes, en las previsiones de la empresa, pero Fertiberia anunció a la compañía que a partir de mediados de año el precio de esta materia subiría respondiendo a la evolución de los precios del ácido en el mercado. La empresa considera que no podría repercutir ese aumento en sus clientes, fundamentalmente compañía de fabricación de detergentes. Este hecho, en unión de las pérdidas encadenadas durante los últimos tres ejercicios (en el último superaron los 14 millones de euros), ha sido sopesado por el consejo de administración de Nilefos, el órgano que finalmente ha decidido poner fin a la actividad en la factoría. Y que probablemente también habrá valorado los problemas por los que pasa Fertiberia, el suministrador de su materia prima.

Con el cambio de postura en escasos meses, el final de actividad anunciado este lunes cogió por sorpresa a administraciones y sindicatos. Ahora las previsiones son de cierre, aunque desde la Junta de Andalucía se habla de negociación y la empresa se muestra dispuesta a hablar, pero considera imposible seguir adelante con una perspectiva de continuas pérdidas. Ayer mismo se produjo una nueva comunicación entre la empresa y la Junta de Andalucía, y desde Nilefos se aseguró que algún representante de la directiva acudirá a Huelva la próxima semana para hablar sobre la situación con la Administración competente, siendo bienvenida cualquier ayuda en una situación difícil.

A esta situación se enfrentan no sólo los 118 trabajadores de plantilla, sino también unos 80 de subcontratas que trabajan a diario en la fábrica y unos 300 puestos indirectos e inducidos según los cálculos de la patronal. Estos trabajadores continuaban ayer con las movilizaciones emprendidas por el mantenimiento de sus puestos de trabajo. Por la mañana mantuvieron una reunión con el subdelegado del Gobierno, Manuel Bago, y posteriormente una asamblea en la que decidir qué pasos seguir a partir de este momento. Los trabajadores tienen en perspectiva mantener contactos con partidos y agentes sociales, además de ir realizando movilizaciones a las que esperan que se sumen el resto de trabajadores del Polo Químico.

Mientras tanto, la Delegación de Empleo ha venido trabajando en el documento de rechazo del expediente de regulación presentado por la empresa, en el que se han detectado fallos de forma. La Delegación notificará hoy a la empresa estos fallos con el objeto de que pueda subsanarlos, a la espera de mantener ese encuentro con un responsable de Nilefos con poder de decisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios