El 'New Flame' se hunde y provoca un vertido de un kilómetro en Algeciras

  • El fuerte temporal de levante en el Estrecho provoca el naufragio del buque encallado desde agosto · Gibraltar desmiente a la Junta y sólo admite una "pérdida de flotabilidad" que ha causado "pequeñas manchas"

Comentarios 8

Casi seis meses después de encallar en aguas próximas a Gibraltar, el buque chatarrero New Flame quedó prácticamente hundido a primeras horas de la mañana de ayer debido al fuerte temporal de levante que sopló durante el fin de semana en el Estrecho de Gibraltar. Sólo el puente de navegación, el mástil de popa y la parte superior de la chimenea permanecen visibles sobre la superficie del mar. A consecuencia del hundimiento, dos playas algecireñas, las del Rinconcillo y Getares, amanecieron ayer impregnadas de hidrocarburo procedente del chatarrero. Hasta la arena llegaron incluso restos del navío, como un salvavidas o bolsas de agua de emergencia.

La zona más damnificada fue el rincón de la Concha, en el Rinconcillo, con casi un kilómetro de superficie afectada, mientras que en Getares las manchas eran más dispersas. Además de las consecuencias para el litoral, también aparecieron peces muertos impregnados del combustible.

La Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía volvió a activar ayer el Plan Territorial de Emergencias, un operativo que permanecía activo sólo a nivel municipal desde el pasado mes de agosto, después de que el día 12 de ese mismo mes el New Flame encallara tras chocar con el petrolero británico Torm Gertrud. Técnicos del 112 se desplazaron hasta la zona a primeras horas de la tarde de ayer tras ser alertados sobre la aparición de las manchas.

El subdelegado del Gobierno de la Junta en el Campo de Gibraltar, Rafael España, defendió la "actuación inmediata" de la Administración autonómica respecto al vertido y lamentó la forma en que el Gobierno gibraltareño ha venido actuando en los últimos meses, pese a los requerimientos que se le han venido formulando al respecto, y a pesar también de los continuos ofrecimientos de colaboración por parte de las autoridades españolas.

El operativo desplegado en la zona tras el hundimiento del barco y el derrame de combustible contrastó con la versión que ofreció el Gobierno de Gibraltar, que se refería a los hechos como un caso de "pérdida de flotabilidad" del barco que "no causó contaminación". El Ejecutivo del Peñón matizó que podía haberse producido "un pequeño vertido de aceite diésel de motor ligero procedente del equipo de salvamento que permanecía en la cubierta" del buque.

Las autoridades gibraltareñas se limitaron a enviar un comunicado de prensa a los medios para informar de los hechos y en él señalaban que la posibilidad del hundimiento ya había sido contemplada por el empresa Titan -contratada para la operación de traslado del barco- por lo que se habían puesto en marcha "medidas de precaución en la zona antes de que comenzara el mal tiempo".

El portavoz del grupo ecologista en el Campo de Gibraltar Agaden, Juan Antonio Carrasco, lamentó ayer lo sucedido y anunció que pedirán ayuda a Greenpeace para realizar un movimiento conjunto, al tiempo que anunció que estudian denunciar ante la Unión Europea por responsabilidades en lo ocurrido, "tanto al gobierno de Gibraltar como al de España".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios