Montoro enfría la nueva financiación hasta que se calme el conflicto catalán

  • Susana Díaz llamará a Rajoy para exigirle una propuesta del Gobierno antes de final de año

El presidente del Senado, Pío García Escudero, saluda a Susana Díaz durante la recepción por el Día de la Constitución, ayer en Madrid. El presidente del Senado, Pío García Escudero, saluda a Susana Díaz durante la recepción por el Día de la Constitución, ayer en Madrid.

El presidente del Senado, Pío García Escudero, saluda a Susana Díaz durante la recepción por el Día de la Constitución, ayer en Madrid. / chema moya / efe

Susana Díaz comenzó el curso político con un impulso desde el Sur a la reforma del sistema de financiación autonómica. Quiso armar un bloque andaluz para acudir a la negociación en Madrid con una postura única y en el Parlamento andaluz hay un grupo de trabajo que busca ese consenso al sur de Despeñaperros. Pero la presidenta de la Junta tendrá que esperar, como mínimo, hasta que Cataluña tenga un Gobierno y, si las encuestas van bien encaminadas, la ausencia de mayorías claras después de las elecciones del 21 de diciembre pueden provocar un bloqueo institucional muy perjudicial para la presidenta de la Junta, que tiene prisa por que se remodele el sistema de reparto de fondos estatales entre las regiones.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró ayer que no habrá Consejo de Política Fiscal y Financiera para abordar la financiación hasta que la Generalitar recupere la normalidad y haya un Ejecutivo elegido tras los comicios. De momento, Díaz se tendrá que conformar con una reunión del comité técnico la semana próxima para analizar las propuestas de las regiones y un nuevo encuentro preparatorio fijado par el 28 de diciembre antes de la reunión definitiva que, según Montoro, será en enero.

El PP andaluz pide a Díaz que hable con Sánchez para que pueda haber acuerdo

La jefa del Ejecutivo andaluz considera que Mariano Rajoy no tiene "ni voluntad política ni voluntad de cumplir su palabra" para poner en marcha la reforma del sistema de financiación. Díaz aprovechó su asistencia a los actos para conmemorar el 39º aniversario de la Constitución de 1978 para afearle al propio Montoro la dilación que se ha tomado el Gobierno para avanzar en la remodelación del sistema de reparto de fondos estatales. Recordó también que, el acuerdo que salió de la Conferencia de Presidentes del pasado enero fijaba el 31 de diciembre como fecha límite para que el Ejecutivo central presentase su propuesta. "Si no lo hace es porque no quiere", apostilló Díaz.

La presidenta de la Junta se mostró "muy poco optimista" sobre el desbloqueo de esta negociación y aseguró que acusó al Gobierno el PP de "querer aprovechar el esfuerzo" de las regiones y los ayuntamientos para contener el gasto para luego "llegar con regalitos fiscales" en un año preelectoral.

Más positiva se mostró la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que fió la posibilidad de implantar un nuevo modelo de financiación a que haya "voluntad y consenso" y recordó que las prioridades de las regiones son muy dispares, aunque hay coincidencias. Su jefe de filas fue más directo. Mariano Rajoy, apuntó al PSOE, que gobierna en siete comunidades y soporta otros dos ejecutivos. "Mi disposición es total, pero es necesario el concurso del PSOE", afirmó, enmendándole la plana a Susana Díaz, quien ayer anunció que llamará a Rajoy para "exigirle" la propuesta que el Gobierno se comprometió a aprobar antes de final de año. El jefe del Ejecutivo recordó que el actual modelo de financiación no le "gusta" porque fue un proyecto socialista "que se aprobó con los votos en contra del PP". "Razón de más para que el nuevo modelo sea fruto de un gran acuerdo", finalizó Mariano Rajoy.

Como es lógico, en el PP andaluz coinciden con La Moncloa y defienden que el acuerdo de la nueva financiación debe salir de un pacto entre PP y PSOE. Pero utilizan este argumento para atizar a Susana Díaz, a quien piden que hable con su secretario general, Pedro Sánchez. "Le guste o no, es quien va a tomar la decisión. No va a tener más remedio que hablar con él", explicó Carmen Crespo, portavoz parlamentaria del PP. Además, la dirigente popular cree que Díaz debe "convencer" a sus compañeros catalanes del PSC para que el nuevo modelo se base en los principios de "igualdad y solidaridad.

Crespo no fue la única que se acordó ayer de Susana Díaz, puesto que Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso, le afeó a la presidenta del Ejecutivo su "ignorancia" sobre el modelo de financiación del País Vasco. "Dijo que había que bajar el Cupo porque pensaba que el Cupo lo pagaba Madrid a Euskadi. Imagínense lo que puede haber detrás de las críticas de otros representantes políticos", dijo el líder nacionalista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios