Lucha por escapar de la lista roja

  • La cabra montés logra salir del peligroso club de las especies que se consideran en peligro de extinción en Andalucía · La situación se complica con aves como el milano real o el alimoche

Comentarios 2

Tan rica en biodiversidad como derrochadora en peligros para su supervivencia. De las 636 especies de vertebrados identificadas en España, más de 400 habitan en Andalucía. Sin embargo, 185 de ellas se encuentran en mayor o menor medidaen riesgo de extinguirse, como recoge el Libro rojo de los vertebrados amenazados, donde se siguen los criterios de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN). Una tendencia negativa de la que, sin embargo, comienza a verse una débil luz al final del túnel con los "primeros éxitos en la conservación", sintetiza el director general de Gestión del Medio Natural, José Guirado. La cabra montés, que recientemente ha salido del libro rojo de la fauna amenazada, es la última buena nueva que ha emitido Medio Ambiente en cuanto al futuro de la biodiversidad andaluza.

La evolución de la cifra de especies animales amenazadas en España es negativa. El Observatorio de la Sostenibilidad registra un aumento del 34,6 por ciento en el número de animales incluidos en las diferentes categorías de amenazados desde 1990 a 2006, lo que dificulta cumplir con el objetivo de la ONU de detener en 2010 la pérdida de biodiversidad. El Observatorio ha realizado una evaluación de la diversidad biológica teniendo en cuenta cuatro componentes esenciales para la conservación: especies amenazadas, especies endémicas, especies emblemáticas y hábitats. Los resultados, teniendo en cuenta los téminos absolutos y no la superficie de la comunidad, dejan a Andalucía en los primeros lugares, junto a Castilla y León, Castilla-La Mancha y Cataluña.

Además, un territorio protegido andaluz, Doñana, es el refugio del mayor número de especies incluidas en las categorías en peligro crítico y en peligro. José Guirado considera por tanto esencial el acuerdo alcanzado entre las distintas administraciones y agentes sociales para ordenar los usos en la frontera norte del espacio natural. El éxito de este proyecto, sostiene, será fundamental para crear corredores que permitan comunicar Doñana con otros hábitats como Sierra Morena y garantizar la viabilidad de los distintos programas de conservación, como el del lince ibérico.

Este felino se ha convertido en símbolo de las iniciativas que se desarrollan para lograr la pervivencia de las especies, pero no es el único. El águila imperial, el cernícalo primilla, el buitre negro, el quebrantahuesos, la cerceta pardilla, la focha cornuda, la malvasía o el camaleón también reciben los cuidados intensivos de los técnicos de Medio Ambiente. También se trabaja en la creación de un banco genético de las especies amenazadas. Las inversiones en conservación de la biodiversidad han supuesto 109 millones desde 1995 a 2006, la superficie andaluza protegida supone el 19,3 por ciento del territorio y un 30 por ciento se incluye en la Red Natura 2000. "En 50 años, Andalucía ha ganado 700.000 hectáreas de superficie forestal", añade José Guirado.

Las amenazas, sin embargo, siguen siendo muchas y gran parte de ellas se deben a un mundo cada vez más globalizado. El aumento de las temperaturas es uno de los grandes riesgos, pero también se incluye la llegada de especies foráneas que desplazan a las autóctonas, la erosión, la fragmentación del territorio con más infraestructuras, la ocupación de suelo con el desarrollo urbanístico, la extensión de la agricultura intensiva o la contaminación lumínica y atmosférica.

Ante esto, la continuidad de especies amenazadas es el mejor "biosensor del estado de la calidad del medio natural". Medio Ambiente considera que los datos permiten ser optimistas con especies como la nutria, la malvasía, la avutarda, la focha moruna, el morito o la espátula. El quebratahuesos se dio por desaparido hace 20 años aunque actualmente cinco aves sobrevuelan la sierra de Cazorla gracias al éxito del programa de cría en cautividad. Sin embargo la cifra aún es corta ya que actualmente hay medio centenar de parejas reproductoras de águila imperial, frente a las 29 registradas en 1996. Hace una década se censaron en Andalucía 58 ejemplares de buitre negro, hoy son 243. También hay optimismo con el lince, sobre todo por los datos de la cría en libertad de Sierra Morena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios