Liberan cuatro quebrantahuesos en Cazorla para consolidar su reintroducción

  • Desde 2006 ya se han soltado nueve ejemplares de quebrantahuesos, de los cuales sobreviven ocho

Comentarios 5

Técnicos de la Consejería de Medio Ambiente liberaron el jueves por la tarde en el valle de las Espumaderas cuatro pollos más de quebrantahuesos, con lo que ya son nueve los soltados en este paraje desde 2006 -de los que viven ocho- para lograr su reintroducción.

Este programa, uno de los más ambiciosos de cuantos se desarrollan en España para reintroducir o conservar especies en peligro de extinción, junto a los del lince y el águila imperial ibéricos, el oso o el lobo, comenzó a prepararse en 1995 y cuenta con un presupuesto de más de seis millones de euros, 1,67 millones financiados por un programa europeo Life.

Los primeros pollos liberados en 2006 en el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas -el espacio protegido más extenso de la Península Ibérica, con más de 200.000 hectáreas- fueron "Tono", "Libertad" y "Faust".

Estos tres pollos se dejaron en la cueva del valle de las Espumaderas, ya que allí anidó la última pareja de quebrantahuesos vista en Andalucía, donde este ave carroñera y planeadora desapareció a mediados del pasado siglo, esquilmada por el veneno y por los cazadores.

A estos tres ejemplares, como a los liberados esta tarde, se les facilitó alimentación suplementaria en esta cueva, donde fueron seguidos con cámaras de televisión y con localizadores por satélite hasta que, unas semanas después, comenzaron a volar.

Desde entonces, los tres quebrantahuesos han evolucionado con normalidad y han completado desplazamientos de casi mil kilómetros, hasta los Pirineos.

En la primavera del pasado año se liberaron otros dos pollos: "Pontones" y "Segura", ésta última una hembra que apareció muerta por disparos el pasado abril en la vecina sierra de Castril (Granada).

Los cuatro pollos que se han liberado hoy: "Cazorla", "Acebeas", "Lézar" y "Castril" son tres hembras y un cuarto ejemplar que no ha sido sexado aún, y proceden de Austria, Lleida y, dos de ellos, del centro de cría en cautividad creado por la Junta de Andalucía en el Valle del Guadalentín en 1996, como pieza fundamental para la implementación de su programa de reintroducción del quebrantahuesos.

La consejera andaluza de Medio Ambiente, Cinta Castillo, presente en la suelta de los cuatro jóvenes quebrantahuesos, ha destacado el éxito que supone que en este centro se haya logrado "la reproducción de una fauna que estaba extinguida" y que la de hoy sea la tercera suelta de ejemplares de un ave que dejó de volar en los cielos andaluces.

Castillo ha pedido a los niños que han asistido hoy a una fiesta conmemorativa de la suelta de estos cuatro pollos de quebrantahuesos que asuman la defensa de estas aves como "una responsabilidad" y que "compartan" y "disfruten el éxito" de este programa de reintroducción de una especie en peligro de extinción.

Este programa afrontará una fase crucial a partir de la primavera de 2014, cuando los primeros pollos liberados alcancen su madurez sexual e intenten reproducirse.

El quebrantahuesos (gypaetus barbatus) sólo cuenta en España con una población estable en los Pirineos, compuesta por unas 120 parejas, y, además de en Andalucía, también se intenta su reintroducción en los Picos de Europa.

El plan para la reintroducción del quebrantahuesos en Andalucía, en el que se trabaja desde hace trece años, ha requerido, además de numerosos estudios científicos y trabajos de campo, la construcción de un centro de cría en cautividad en Guadalentín, en el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas.

Este ave, la de mayor envergadura de cuantas vuelan en España, junto al buitre negro, pues roza los tres metros de distancia alar, debe su nombre a que se alimenta de la médula ósea que extrae de huesos que fractura al despeñarlos desde una cierta altura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios