Junta y empresarios negocian el modelo para salvar 90.000 viviendas sin vender

  • Chaves plantea la reconversión de parte la oferta de renta libre en VPO o con precio tasado · El Gobierno fija como uno de los objetivos de la legislatura rescatar "el parque de vivienda muerta"

Comentarios 3

La recién estrenada Consejería de Vivienda estima que Andalucía cuenta actualmente con 90.000 promociones que no tienen salida en el mercado como consecuencia de la desaceleración que sufre el sector inmobiliario. Una situación más que problemática a nivel financiero para los empresarios y que podría tener como salvavidas la ayuda pública, como así reconoció ayer el presidente Manuel Chaves. Éste, durante una reunión con representantes del sindicato UGT, mantuvo como una de las posibilidades que estudia su Gobierno el transformar estas construcciones en ejecución o ya ejecutadas en viviendas protegidas o de precio tasado. La respuesta, añadió, vendrá de la negociación con los promotores.

Juan Espadas -el consejero de Vivienda que ayer mismo se reunió con el presidente de la patronal andaluza, Santiago Herrero- ya ha iniciado las conversaciones con los empresarios para cumplir con uno de los objetivos que se ha propuesto en la primera fase de la legislatura: "Terminar con un parque de vivienda muerta y, al mismo tiempo, atender la demanda que existe".

Hay una dificultad para hacer de estas casas sin vender viviendas protegidas. Ésta es el ajustado perfil que debe cumplir una construcción para ser calificada como VPO, como su calidad y su superficie, que deben ser como máximo de 90 metros cuadrados ampliables a 120 dependiendo del número de miembros de la unidad familiar.

La primera tarea que le ha encargado la Consejería de Vivienda a los promotores, por tanto, es analizar si las construcciones que no encuentran salida en el mercado "se adaptan al perfil de demandante con un nivel de renta específico que queremos atender de manera prioritaria", señaló Espadas.

Las fórmula de la vivienda a precio tasado, a la que ya se recurrió en el plan nacional de 1992, supondría para el empresario reducir en torno al 20% el precio, además de mejorar las condiciones de financiación. Aunque el consejero Espadas no descartó la fórmula, añadió que "la prioridad es la VPO ya que hay un sector de la población que sigue sin encontrar respuesta en el mercado por los elevados precios".

"Sólo si cubrimos la demanda de aquellos que no tienen la posibilidad de acceder a una casa a precio de mercado analizaremos lad posibilidades de otras viviendas que no se venden y que, si existen, son las primeras a las que hay que dar respuesta", recalcó el consejero, que debe presentar antes del verano el Plan de Vivienda 2008-2013.

Transformar promociones pensadas para la renta libre y ya en construcción en viviendas protegidas permitiría también al Gobierno andaluz hacer visible con mucha más rapidez los resultados de su nueva Consejería de Vivienda, a la que le ha puesto como objetivo culminar la legislatura con 100.000 VPO calificadas.

La patronal de la construcción, Fadeco Promotores, reconoció la propuesta que lanzó ayer Manuel Chaves como "una de las pretensiones que habíamos planteado en la mesa de negociación del Plan Concertado de Vivienda", recogió Europa Press. Los constructores precisaron que la propuesta sólo será viable si se establece "un marco más atractivo para compradores y vendedores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios