La Junta desconocía la relación de la ex delegada con el caso Malaya

  • Gaspar Zarrías anuncia la apertura de un proceso de información para determinar si ha existido incompatibilidad con el trabajo de inspectora de Urbanismo

El silencio inicial de la Junta de Andalucía sobre la dimisión de la ex delegada de Vivienda y Ordenación del Territorio en Málaga, María José Mata, se convirtió ayer, un día después de su renuncia, en un reguero de declaraciones con varios apuntes interesantes. Tanto Gaspar Zarrías, vicepresidente primero y consejero de la Presidencia, como Juan Espadas, titular de Vivienda y Ordenación de Territorio y responsable del nombramiento de Mata, calificaron su decisión de "correcta", alabaron que se haya producido antes de que tomara posesión del cargo y aclararon que el Gobierno andaluz no sabía que la ex delegada había sido socia en una empresa de un abogado investigado en el caso Malaya, cuyo sumario recoge dos conversaciones entre ambos.

Zarrías, que visitó la capital malagueña para presidir la toma de posesión de la nueva delegada de la Junta en Málaga, María Gámez, reiteró en dos ocasiones, tras ser preguntado en rueda de prensa, que la Junta no tenía conocimiento ni de que el nombre de Mata aparecía en el sumario ni de que había estado profesionalmente vinculada a un abogado que fue investigado en el caso contra la corrupción en Marbella. Espadas dijo lo mismo en declaraciones a los periodistas antes de participar en la celebración del Día de la Provincia en Sevilla. Zarrías puntualizó que la marcha de Mata se debió a una decisión personal suya, luego aceptada por el consejero de Vivienda. Espadas, por su parte, comentó que habían estado hablando y, de común acuerdo, llegaron a la conclusión de que su marcha era lo mejor para que pudiera defenderse sus derechos e "integridad" sin que se viera afectada la Administración pública a la que iba a representar.

Mata, funcionaria de la Junta y nombrada el pasado martes delegada en Málaga de la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio, dimitió de su cargo el jueves por la tarde, después de que este periódico publicara que había montado, con un abogado investigado en Malaya, una empresa dedicada a la promoción y construcción de terrenos e inmuebles, servicios inmobiliarios y asesoramiento jurídico, entre otros asuntos, a la vez que ejercía como inspectora provincial de urbanismo del Gobierno andaluz.

Una de las cosas que ayer precisó Zarrías, fue que desde el punto de vista administrativo, en principio, no se aprecia que haya existido incompatibilidad con la labor de funcionaria e inspectora de la Junta, pero que se ha abierto un expediente informativo para determinar "si ha existido". No dio más detalles y se negó a hablar de las posibles consecuencias porque, a su juicio, sería "prematuro y temerario adelantar acontecimientos". Insistió varias veces que en principio no se aprecia esa posible incompatibilidad y explicó que las conclusiones del proceso de información abierto por la Junta se conocerán en unos días.

Juan Espadas destacó que la dimisión de la ex delegada de Vivienda se materializó cuando ni siquiera habían transcurrido 24 horas desde que el informe "apareció en prensa". Luego quiso dejar claro que "nadie puede discutir" la validez del trabajo de Mata para ocupar el puesto de delegada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios