La Junta condiciona la congelación del gasto al repunte económico

  • Ávila aprecia un "punto de inflexión" en la crisis · El PP critica al Gobierno andaluz por "no haber hecho los deberes" e IU quiere saber dónde va a haber "tijeretazos"

La congelación presupuestaria para los próximos dos años que acaba de anunciar el Gobierno andaluz no es del todo inamovible. Hay indicadores que apuntan a la recuperación económica y, por tanto, de su evolución dependerá la evolución de las cuentas de la Administración autonómica. Al menos, así lo confirmó ayer el consejero de Economía, Innovación y Ciencia, Antonio Ávila, quien aseguró que esa decisión de mantener el techo de gasto en los dos próximos ejercicios se concretará en función de la recuperación, a tenor de lo que ya parece ser un cambio de tendencia.

Antes de intervenir en un seminario sobre el control del gasto, el consejero reconoció que se ha abierto en el Gobierno andaluz una reflexión sobre mantener la congelación de los presupuestos, si bien añadió que en el último mes y medio han aparecido datos que indican un punto de inflexión en la crisis. Entre esas estadísticas está ese 0,1% de crecimiento económico detectado por el Instituto Nacional de Estadística hace una semana, a los que Ávila añadió otros "síntomas de recuperación" como las exportaciones de Andalucía -crecen a un ritmo del 20%-, la capacidad productiva instalada también subió un 2%, la reactivación de la demanda de viviendas o el aumento de la ocupación hotelera.

No obstante, en ese estancamiento presupuestario también influye otra variable. Tanto Ávila como su homóloga en el departamento de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, apuntaron que la Junta tiene que ajustarse a los compromisos que España adquiera en Bruselas, para poder dar respuesta a la apuesta del Gobierno andaluz de "mantener la estabilidad presupuestaria y conseguir en la fecha que está comprometida por el Gobierno español un déficit del 1,1% del PIB en términos presupuestarios". "Tenemos una fecha que es el 22 de junio para aportar todo lo que vamos a hacer, y entonces lo conocerá la ciudadanía", señaló Martínez Aguayo.

A pesar de que desde la oposición se viene demandando austeridad, lo cierto es que los planes presupuestarios del Ejecutivo autónomico no han gustado. La portavoz del PP-A, Rosario Soto, manifestó si éste "hubiera hecho los deberes en tiempo y forma" no recurriría a esta medida que es la consecuencia de haber "negado la realidad reiteradamente" y han tenido que "llegar desde fuera y tirar de las orejas" al presidente de la Junta, José Antonio Griñán. El coordinador regional de IU, Diego Valderas, exigió a Griñán que aclare dónde va meter "el tijeretazo presupuestario", ya que intuyó que se está ocultando "sistemáticamente" para no desvelar los recortes sociales y de empleo que se llevarán a cabo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios