La Junta comparte que el Gobierno cree un nuevo fondo de convergencia

  • Hacienda se reserva "un papel central" en el reparto de dinero a las comunidades con independencia del modelo de financiación que acuerde · Griñán propuso en 2006 otros instrumentos de nivelación

El modelo de financiación autonómica que a partir del próximo martes negociará el Estado con las comunidades autónomas empieza a tomar forma. En su dibujo, un nuevo instrumento parece estar encaminado a intentar solventar las diferencias entre las comunidades que más aportan a las arcas del Estado y las que más reciben. Cataluña, y sus presuntos aliados Valencia y Baleares, abogan por una reducción de los fondos de solidaridad entre los territorios. Andalucía, de las comunidades que más reciben, reclama un incremento de la "solidaridad" con las regiones menos desarrolladas.

La carta que se ha sacado de la manga el Ministerio de Economía y Hacienda para apaciguar los ánimos y aunar un modelo común de reparto de dinero pasa por la creación de un nuevo fondo en el que el Estado "se reserva un papel central" en la convergencia entre regiones, según ha anunciado Carlos Ocaña, secretario de Estado de Hacienda.

Esta nueva herramienta, sin concretar, iría en paralelo a los cambios que se reclaman dentro del debate del Fondo de Compensación Interterritorial (FCI), el único mecanismo previsto por la Constitución para el reequilibrio del Estado.

La noticia de la creación de este nuevo fondo ha sido bien acogida en la Junta de Andalucía. De hecho, la propuesta que el consejero de Economía, José Antonio Griñán, hizo llegar al secretario de Estado de Hacienda en abril de 2006 ya sugería la posibilidad de crear alternativas al Fondo de Compensación Interterritorial.

"Se podrían establecer mecanismos transitorios para permitir que las comunidades que pierden ahora -en 2013- la condición de Objetivo 1, puedan tener un instrumento nacional para adaptarse de forma suave a la pérdida de fondos para la financiación de sus inversiones", expone.

Para la Junta, los distintos diseños que ha tenido el FCI, "han limitado su potencia para hacer efectivo el objetivo específico que se le asigna y ha generado confusión entre este mecanismo y el propio modelo de financiación autonómica". En la propuesta remitida por Andalucía, la idea base para la nueva configuración y reforzamiento del FCI va en la línea de "defender que el esfuerzo de cohesión territorial interna que realice España, debe ser, como mínimo, similar al esfuerzo de cohesión de la Unión Europea". En esa línea, la Junta ve clara la similitud con el nuevo fondo que prepara el Gobierno.

También encontró parecidos en la propuesta la responsable de Política Autonómica de la Ejecutiva Federal del PSOE, Carmen Hermosín, que, sin entrar a valorar el anuncio, explicó que existe un elemento de financiación complementaria en exclusiva para sanidad, el fondo de cohesión sanitaria, que sirve para complementar el dinero que reciben cada año las comunidades.

No encontró encaje legal a esta propuesta de convergencia el portavoz económico del PP en el Parlamento, José Enrique Fernández Moya, pero sí político. Consideró que este nuevo fondo, "sin marco normativo ni dotación presupuestaria", no es más que una excusa para "tapar el fracaso" del PSOE en algunas comunidades autónomas.

Fernández de Moya dudó que este nuevo recurso entre finalmente en el debate sobre financiación, al entender completo el sistema ya con los fondos de suficiencia y de compensación interterritorial, dos instrumentos que formaron la estructura del "traje que tan bien le ha sentado a Andalucía" desde 2001.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios