TRIBUNALES

El Juicio FARA comienza mañana con medidas de seguridad reforzadas

  • Los imputados se enfrentan a 88 años de cárcel por delitos de blanqueo de capitales, apropiación indebida, fraude a la Hacienda pública, coacciones y amenazas al anterior consejero de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía, Isaías Pérez Saldaña.

Comentarios 3

El juicio por el supuesto desvío para un uso particular de más de 1,2 millones de euros de subvenciones de la Federación Andaluza de Asociaciones de Romaníes (FARA) comienza mañana en la Ciudad de la Justicia con las medidas de seguridad reforzadas, según informaron fuentes jurídicas.

Los imputados se enfrentan a 88 años de cárcel por delitos de blanqueo de capitales, apropiación indebida, fraude a la Hacienda pública, coacciones y amenazas al anterior consejero de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía, Isaías Pérez Saldaña.

Entre los acusados destaca el presidente de la FARA, Vicente Rodríguez Arribas, para el que el fiscal pide doce años y medio de prisión.

La investigación de este caso reveló la propiedad de inmuebles, de una flota de vehículos de lujo y de cuentas bancarias y el uso de rentas no declaradas fiscalmente procedentes de establecimientos de ocio de la Costa del Sol.

Respecto a las amenazas al ex consejero de Asuntos Sociales, la Fiscalía precisa que "fue presionado fuertemente con el anuncio de manifestaciones de la etnia gitana", que hubo un robo en su domicilio y llamadas telefónicas anónimas en las que le advertían de que tuviera cuidado.

En el escrito del fiscal se señala que para lograr la desviación de parte de los fondos subvencionados y apoderarse presuntamente de este dinero, los acusados emplearon "distintos procedimientos tales como continuos traspasos de dinero, facturas falsas, recibos duplicados y contrataciones ficticias de trabajadores".

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Málaga tiene previsto celebrar sesiones los días 5, 12, 13, 19, 20, 26 y 27 de mayo, y 2, 3 y 9 de junio, según el auto judicial.

El tribunal decidió en mayo del año pasado suspender el juicio, después de varias jornadas aplazadas por la ausencia de uno de los imputados, R.V.C., ingresado en un hospital de Puerto Real (Cádiz).

La sala justificó el aplazamiento hasta este mes de mayo por la indeterminación del día en que el acusado enfermo podría asistir al juicio y la imposibilidad de convocar nuevas sesiones debido a los señalamientos de otras causas.

En su día, la Audiencia ya ratificó las cuestiones previas planteadas por la defensa de los dieciséis acusados en la primera jornada del juicio.

En este sentido, aprobó la nulidad de las intervenciones telefónicas y la prescripción del delito para el acusado, J.M.E.P., que se enfrentaba a dieciocho meses de prisión

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios