El Jamón Ibérico, producto singular de la Sierra de Huelva

  • Tres parámetros son los que caracterizan la calidad de los jamones y paletas amparados por la D.O.P. ‘Jamón de Huelva’: el sabor, el punto de sal y el grado de curación

Comentarios 4

Durante siglos, en la Sierra de Huelva se han elaborado artesanalmente jamones y paletas ibéricos de reconocido prestigio mundial. Las características únicas del cerdo ibérico, las excepcionales condiciones ambientales de la Sierra y los métodos tradicionales de curación y maduración son, desde siempre, el origen de un jamón y una paleta de textura, aroma y sabor exclusivos. Así, el Jamón de Huelva es elaborado en la Sierra de Huelva, procedente de cerdos de raza ibérica, alimentados con bellota y pastos naturales, procedentes de las dehesas de la zona de producción compuestas por encinas, alcornoques y quejigos.

Las condiciones ambientales de la Serranía de Huelva, su microclima y los métodos tradicionales de curación hacen de este jamón uno de los productos más exquisitos y apreciados del planeta. La producción de este exquisito manjar se distribuye en 31 municipios de esta extensa zona.

Veterana historia

La elaboración de jamones ibéricos en la Sierra de Huelva tiene tan larga historia, que ya lo escribía Andrés Grande, allá en el siglo XVII, cuando en su Libro III de su Cronographia del Convento Jurídico de Sevilla citaba: "Ay en su distrito diez y siete aldeas, que todas se reputan por vecinos de Aracena, assi en lo temporal, como en lo espiritual, aunque muchas dellas tienen Iglesias con sacramento: tendrá mil vezinos, cuyo trato es en ganado de cerda, por las muchas, y buenas dehesa, que esta villa tiene, y porque la cecina y jamones de Aracena tienen fama en toda España...".

Jamón y salud

El Jamón de Huelva es bajo en calorías, protege el sistema cardiaco y circulatorio, reduce el colesterol y es rico en todo tipo de vitaminas. El jamón ibérico es algo más que un producto gastronómico, contiene innumerables virtudes que se relacionan directamente con nuestra salud. Además, es antioxidante, tiene un alto contenido en vitamina E. Puede ser un sustituto de la carne roja –100 gramos de jamón contienen 43 gramos de proteínas–, además es un protector cardiovascular.

Su grasa es rica en ácidos grasos monoinsaturados y en ácido oleico, lo cual nos mantiene protegidos ante las denominadas enfermedades cardiovasculares. Es, asimismo, una completa fuente de vitaminas, pues aporta vitaminas B1, B6, B12 y ácido fólico, que resulta muy beneficioso para el sistema nervioso y para el buen funcionamiento del cerebro. También es rico en minerales, esenciales para los huesos y los cartílagos.

El corte y la conservación son fundamentales para aprovechar correctamente todo lo que este producto nos brinda. Así, las lonchas deben ser pequeñas y finas; los bordes han de permanecer siempre limpios, con el fin de evitar los sabores rancios; y, por último, las lonchas de jamón deben cortarse justo antes de ser servidas. Necesita conservarse en un lugar fresco y seco y para apreciar en plenitud su sabor único es recomendable consumirlo a temperatura ambiente.

Asimismo, para que no nos den "gato por cerdo" y sepamos en todo momento que estamos degustando un Jamón de Huelva, hay que saber que su carne debe ser untuosa, tierna y con un sabor exquisito dificil de olvidar. Además, como rasgo de identidad de los jamones ibéricos, la caña será estrecha, la silueta estilizada y la pata negra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios