Imputados dos hermanos de la Cruz Blanca por abusos sexuales contra discapacitados

  • Ambos religiosos se encuentran en libertad aunque tienen prohibido acercarse al centro donde ha sucedido los hechos y relacionarse con trabajadores o residentes del mismo.

Comentarios 7

El titular del Juzgado de Instrucción número seis de Córdoba ha imputado a dos hermanos de la Casa de San Francisco de Asís, un centro para discapacitados, perteneciente a la Cruz Blanca, por ambos delitos de abusos sexuales contra internos.

Según fuentes judiciales, este miércoles se ha levantado el secreto de sumario de este caso y el juez ha imputado a A. M. O., encargado del centro,un delito de abusos sexuales y otro de maltrato habitual. En cuanto al otro religioso, que responde a las iniciales de F.G.,  el juez lo imputa de otro delito de abusos sexuales.   

Los dos hermanos están libres, aunque como medida cautelar, el juez les prohíbe acercarse al centro, que han abandonado este mismo miércoles. Además, se les prohíbe comunicarse con los trabajadores y con los residentes del centro.

Reacciones

El Obispado de Córdoba se ha puesto a disposición de la Justicia para esclarecer el caso y ha manifestado que "ha actuado buscando siempre el bien de las víctimas y tomando las medidas pertinentes para esclarecer la responsabilidad a que hubiere lugar".

El pasado 7 de octubre, la Policía conoció un escrito anónimo en el que se denunciaban supuestos abusos sexuales a un interno en la sede de la Cruz Blanca por parte de un colaborador externo.

El asunto ya se conocía en la institución y se habían adoptado medidas internas para conocer el alcance de los hechos con la intención de denunciarlos, aunque finalmente la Policía recibió una denuncia anónima.

Los trabajadores del centro han mostrado su sorpresa ante la imputación de los dos religiosos ya que nunca han notado ningún comportamiento extraño. Un cuidador de los discapacitados ha dicho que estaba totalmente sorprendido por lo sucedido, mientras que una limpiadora ha asegurado que el responsable del centro y hermano mayor de la congregación ha hecho mucho por los internos discapacitados.

Tras asegurar que el centro funciona con normalidad, esta limpiadora, que según ha indicado pasa muchas horas trabajando en el centro, ha dicho que nunca ha notado ningún comportamiento extraño relacionado con abusos sexuales ni ningún ambiente raro.

Por otra parte, vecinos de la zona han mostrado la admiración que tienen por esta congregación y la labor que desarrollan en el cuidado de enfermos, al tiempo que han sostenido que nunca han presenciado ningún incidente de este tipo.

La dirección del centro, por su parte, ha declinado hacer declaraciones sobre lo sucedido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios