La Iglesia escritura casas que la Junta rehabilita para dárselas a los inquilinos

  • El Obispado de Cádiz pretende continuar como propietario del terreno, en Algeciras · La barriada Padre Flores tiene su origen en el trabajo de un sacerdote

Comentarios 2

La Iglesia ha incorporado a su patrimonio la parcela de terreno conocida como barriada del Padre Flores, en Algeciras, que la Junta plantea rehabilitar para otorgar la propiedad de las viviendas a sus inquilinos. El Obispado de Cádiz y Ceuta inscribió el solar -de 2.178,79 metros cuadrados- en el Registro de la Propiedad número uno de Algeciras el pasado 20 de diciembre. Según la nota simple, la Iglesia adquirió el suelo el 17 de octubre del año pasado en virtud de un documento privado y la registró a su propiedad al amparo de la Ley Hipotecaria.

Esta inscripción abre un nuevo escenario en las conversaciones que desde hace años lleva manteniendo la Junta de Andalucía con el Obispado para rehabilitar las alrededor de 62 viviendas que se asientan en este solar y que fueron construidas para los más necesitados gracias a la labor del sacerdote Manuel Flores Fernández a principios de la década de 1960.

El Gobierno andaluz planteó a principios de 2004 la necesidad de construir nuevas casas sociales en la zona, dado el estado de precariedad que presentan las actuales. El subdelegado de la Junta en la comarca,Rafael España, y el ex alcalde JuanAntonio Palacios se reunieron en aquella fecha con los residentes para informarles de los pasos a seguir. España dijo entonces que lo primero era determinar la propiedad de los terrenos y, en caso de que fueran de la Iglesia, llegar a un acuerdo con ésta para que se los donara a la Junta y así poder reconstruir la barriada. Así, los vecinos serían realojados mientras duraran las obras y luego les serían entregadas sus nuevas viviendas.

La Junta ha querido este año impulsar la actuación incluyendo las viviendas de Padre Flores en el Área de Rehabilitación Integral. Sin embargo, tras consultar el Registro de la Propiedad, la Empresa Pública del Suelo de Andalucía (EPSA) comprobó la reciente adquisición por parte del Obispado, lo que repercute en la futura división horizontal de la parcela. Según ha podido saber este diario, los planes de la Delegación de Obras Públicas pasan por firmar un convenio con la Iglesia para que ésta le traspase el suelo. Luego, una vez edificadas las nuevas viviendas oficiales, la titularidad recaería en los vecinos.

Sin embargo, el Obispado se mostró contrario a desprenderse de la titularidad del suelo. Por ello, la Consejería de Medio Ambiente está barajando la posibilidad de abrir un expediente de recuperación de dominio público; ya que las viviendas originales se levantaron sobre una cañada real. Fuentes del Obispado explicaron que la inscripción del suelo es un paso necesario para firmar el convenio con la Junta y el Ayuntamiento. La Iglesia apuesta por la construcción en el terreno de VPO por parte de la Junta y el Ayuntamiento y con una aportación económica del Obispado, que mantendría la propiedad.

62

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios