IU propone a la Junta un grupo de trabajo contra la corrupción urbanística

  • La coalición ha presentado una iniciativa en el Parlamento para evitar casos como los de Estepona y Marbella.

Izquierda Unida ha presentado una propuesta en el Parlamento andaluz para la creación de un grupo de trabajo, en el seno de la Comisión de Vivienda y Ordenación del Territorio, que elabore un dictamen con medias en relación a la especulación, la corrupción y las irregularidades urbanísticas en Andalucía, sobre todo tras los casos destapados en municipios como los malagueños de Marbella y Estepona.

Con estos casos "se pone de manifiesto la cada vez más extensa lacra de la corrupción urbanística en Andalucía, y es que la construcción en la costa andaluza se ha ganado a pulso ser sinónimo de especulación y corrupción", manifestó el parlamentario andaluz de IU y coordinador de la coalición en Málaga, José Antonio Castro.

A su juicio, "no resulta explicable la intensa actividad urbanística desarrollada, por ejemplo, en la Costa del Sol, a menos que se parta de que se está nutriendo de dinero negro proveniente de actividades lucrativas lícitas no declaradas al fisco o bien actuaciones ilegales".

Como resaltó Castro, "si no se actúa a tiempo, podría llegarse a situaciones indeseadas de corrupción, más o menos generalizada, que salpiquen a amplios sectores sociales, especialmente del campo político". De hecho, a raíz de la operación Astapa, desarrollada en Estepona, se encuentran en prisión el ex alcalde Antonio Barrientos y dos concejales del PES, José Ignacio Crespo y Manuel Reina. 

El parlamentario andaluz de IU apuntó que"en amplias zonas de Andalucía, especialmente en el litoral y el entorno de las grandes ciudades, se va conformando un modelo económico donde la primacía del transporte, la construcción, el turismo y el asentamiento residencial conllevan procesos de acumulación de activos inmovilizados y  ociosos que restan posibilidades al progreso de sectores de creación de capital productivo, ecoeficiente y generador de nuevas oportunidades ligadas a la innovación, la mejora de la calidad y de la competitividad".

"La preponderancia de estos sectores oportunistas -advirtió Castro- ejerce una enorme presión sobre el territorio y la base de sus recursos naturales, que conduce a evoluciones perturbadoras, difícilmente reversibles, como a las producidas por la transformación indiscriminada de suelo rústico en superficie urbanizable, imponiendo fuertes impactos ambientales -desde la fragmentación del territorio a la pérdida del recurso estratégico de la biodiversidad, por su funcionalidad y sus paisajes y culturas asociadas- y también sociales -entre otros, los vinculados a la accesibilidad por el enorme aumento de los precios de la vivienda y el excesivo endeudamiento de las familias-".

En este sentido, declaró que "la urbanización desmesurada no ha facilitado a muchos ciudadanos el acceso a una vivienda digna y adecuada, precisamente, en el momento de nuestra historia en el que se producen más viviendas", y añadió que "las agresivas acciones sobre el territorio, especialmente las relacionadas con la explosión de la actividad inmobiliaria, tienen evidentes implicaciones sobre las redes e infraestructuras, la urbanización creciente y difusa, la especulación y los cambios de usos productivos, que dan lugar a efectos de retroalimentación entre todos los procesos interrelacionados". 

Así, el representante de la federación de izquierdas señaló que "el subsector de infraestructuras está al servicio de la expansión urbana para poner en valor un territorio y hacerlo accesible para el negocio inmobiliario, máxime con las nuevas redes viarias de alta capacidad, que reducen el tiempo de comunicación".

Ante esta situación, Castro alertó de que si este modelo económico continúa demasiado tiempo, "España corre el riesgo de que se consolide una fractura social entre los estratos sociales inversores en vivienda y los endeudados por ésta". 

Se está, por tanto, ante "un desafío único para usar el gran patrimonio territorial español del que todavía se dispone", subrayó, agregando que, para ello, "hay que empezar por reconocer que nuestro territorio se encuentra amenazado y sometido a procesos de ocupación desordenados, depredadores y también especuladores, que afectan, incluso, a la calidad de nuestra democracia, como consecuencia de las distorsiones provocadas por tramas de corruptelas en ciertos sectores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios