Hallan 110.000 euros en el coche donde murió de un tiro un joven en el puerto

  • La desarticulación de una banda de narcotraficantes en Ceuta lleva, a través de las escuchas, al registro del vehículo · El dinero, todo en billetes de quinientos, estaba en el interior de una caja

Comentarios 26

La investigación por la muerte del joven Bilal Argaz en el puerto de Algeciras el pasado mes de marzo como consecuencia del disparo de un guardia civil ha dado un giro importante. La Policía ha localizado en el coche en el que viajaba la víctima junto a otras dos personas una caja que contiene 110.000 euros según ha podido saber Europa Sur de fuentes vinculadas al caso. Según éstas, el hallazgo refuerza la teoría de la huida, que negaron las dos personas que le acompañaban en el momento de los hechos.

Este diario ha podido saber que, en el transcurso de la investigación que se lleva a cabo en Ceuta sobre una banda de narcotraficantes, que ya ha sido desmantelada y sus cabecillas detenidos, se estableció una conexión con el fallecido que, al parecer, trabajaba como correo. En las escuchas telefónicas analizadas se habla de los "Bin Laden" de una operación en curso, en referencia a billetes de 500 euros, lo que ha hecho a la Policía registrar de nuevo el vehículo, en el que finalmente ha sido localizada la cantidad monetaria citada.

Los billetes estaban efectivamente en el interior de la caja de un teléfono móvil, que no había sido registrada ni en el momento del suceso, ni posteriormente cuando se ha llevado a cabo la reconstrucción de los hechos. El vehículo, después de las primeras comprobaciones en el lugar de los hechos, fue precintado por orden judicial y trasladado hasta las dependencias policiales, donde ha permanecido en custodia todo este tiempo.

Este hallazgo vincula al fallecido con la red de narcotráfico desmantelada y explica el hecho de que huyera en el momento en que se le dio el alto por parte de la Guardia Civil.

Las dos personas que viajaban con Bilal Argaz señalaron en declaraciones públicas y ante el juez, que ellos no vieron ninguna pistola en el interior del vehículo, ni observaron nada que les hiciese sospechar que el que pilotaba el coche pudiera haber cometido ninguna acción delictiva. Además dijeron que todo ocurrió muy rápido y que se percataron de lo que ocurría en el momento de los disparos, ya que antes ellos circulaban con tranquilidad por las instalaciones portuarias.

No es la versión de la investigación ni de la defensa del guardia civil, que sostienen que se le había dado el alto al vehículo y que se produjo una persecución que acabó cuando uno de los cuatro disparos del agente, atravesó la chapa e hirió mortalmente a Bilal Argaz, que falleció en el hospital Punta Europa poco después de los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios