Cerrada la investigación de la muerte de la joven conileña El presuntor autor pasa hoy a disposición judicial

La Guardia Civil halla en el río Iro el arma del crimen de Chiclana

  • El joven delincuente detenido, que ha confesado ser el autor del apuñalamiento de Dolores Amaya, desveló dónde había tirado el cuchillo·Buzos de la Benemérita lo encuentran a 15 metros entre el fango

Comentarios 4

A las doce del mediodía de ayer, la Guardia Civil daba ya por concluida la investigación del crimen de Dolores Amaya, la joven conileña que fue apuñalada mortalmente cuando iba a cerrar la colchonería en la que trabajaba, en Chiclana, con el hallazgo del arma empleada, un cuchillo de cocina con una hoja de 25 centímetros de longitud. Fue el propio joven detenido como presunto autor, Juan Manuel J.S., de 24 años de edad, el que desveló a los agentes de la Policía Judicial de la Benemérita dónde había arrojado el arma, tras confesar ser el autor del apuñalamiento.

Según informó a este diario el subdelegado del Gobierno central en Cádiz, Sebastián Saucedo, el detenido, que es un conocido delincuente habitual de Chiclana, confesó en la tarde del sábado ante la Policía Científica, "y en presencia de un abogado de oficio", que fue él quien dio la puñalada mortal de necesidad a la joven y qué había hecho con el arma: la había arrojado al río Iro, en la Alameda, a escasa distancia de donde se encuentra ubicado el Templete de la Música. Y en este punto fue donde buzos de la Benemérita lo hallaron ayer, a las doce del mediodía, tras una hora de búsqueda, a unos quince metros de la orilla, entre el fango del fondo del río.

Durante el día de ayer comenzaron a trascender todos los detalles que han rodeado a este trágico suceso que ha conmocionado a toda la provincia. Juan Manuel J.S. fue detenido en realidad la noche del pasado jueves, como presunto autor del robo cometido en una tienda de ropa deportiva situada en la calle Jesús Nazareno, el 14 de febrero, la misma jornada en la que falleció la joven de Conil. De hecho, fuentes de la investigación desde el primer momento apuntaron a una posible conexión entre ambos atracos. El delincuente habitual estaba merodeando por las inmediaciones de esa misma tienda, y fue reconocido por la dependienta como la persona que le había atracado, llevándose 200 euros, la semana anterior. Rápidamente dio la voz de alarma y la Guardia Civil montó un operativo, cercando todas las calles próximas, que dio sus frutos con la localización y apresamiento del joven.

La titular del Juzgado de Instrucción Número 3 de Chiclana atendió al requerimiento de la Guardia Civil y autorizó el registro de su vivienda, en la calle Ramón y Cajal, en pleno centro de la localidad, donde los agentes encontraron indicios de su supuesta implicación en el atraco mortal a la colchonería: una bufanda ( utilizada para ocultar el rostro) y ropa manchada de sangre.

En la tarde del sábado Juan Manuel confesaba no sólo ser el autor del robo a la tienda de ropa sino también el autor del apuñalamiento de Dolores Amaya, desvelando que había tirado el cuchillo al río. Como esa jornada la marea estaba alta, la Guardia Civil dejó para ayer la búsqueda del arma. El detenido será puesto hoy a disposición judicial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios