Tribunales

Entregados 1,5 millones a la albacea de la madre de Iván y Sara, que espera poner "punto final al caso"

  • La cantidad entregada corresponde a la indemnización fijada por la sentencia del caso menos los 210.000 euros entregados a cuenta hasta el fallo contra el recurso de la Junta. La albacea lamenta el retraso pero espera que se cumpla "la volunta de Carmen".

Comentarios 1

La albacea de Carmen Fernández, la mujer indemnizada en 1,7 millones de euros por la retirada de sus hijos Iván y Sara, ha recibido este lunes 1,5 millones, equivalente a la indemnización menos 210.000 euros entregados a cuenta, y ha lamentado los "avatares" que le obligaron a pedirlo cinco veces.

A su salida del juzgado, la albacea María Dolores Serrera ha manifestado a los periodistas que espera que dicha cantidad esté "en unos días" en poder de los herederos legales, ya que Carmen Fernández falleció en diciembre pasado, víctima de un cáncer que los jueces consideraron consecuencia del "calvario" sufrido por la retirada irregular de sus hijos.

La albacea ha comentado que "todo llega tarde, pero ha llegado" y ha añadido que no sabe si Carmen estaría contenta, "después de tantos avatares" sufridos por el caso y para conseguir cobrar.

La entrega fue realizada por el juez de Familia 7, Francisco Serrano, que tenía el dinero consignado en su juzgado por la Junta de Andalucía aunque no lo ha entregado hasta que se lo ha ordenado la Audiencia Provincial, una vez que el Tribunal Constitucional rechazó un último recurso de la Junta.

La cantidad entregada han sido de 1.493.000 euros, correspondientes a la indemnización de 1.703.000 euros menos los 210.000 euros que el juez entregó a Carmen en junio de 2007 como cantidad no discutida y que la Junta estaba dispuesta a entregar como indemnización.

La albacea se acogió a su secreto profesional para no revelar el contenido del testamento pero ha expresado su deseo de que con el acto "se ponga punto final y se cumpla la voluntad de Carmen".

Los herederos son dos hijos frutos de una relación anterior, así como Sara, una joven de 17 años que se encuentra internada en un Centro de Menores de la República Dominicana, e Iván, de 16 años, que vive con sus padres de acogida en Dos Hermanas, que en la actualidad tramitan la documentación para ser declarados tutores legales.

La Junta de Andalucía retiró a Carmen sus hijos Sara e Iván en 1996, cuando tenían 4 y 5 años, porque sufría un alcoholismo del que se recuperó a los pocos meses, pero a partir de entonces fueron inútiles todos sus esfuerzos por recuperarlos, sustanciados en once fallos judiciales.

La Audiencia de Sevilla, en la mayor cuantía concedida hasta ahora por este tipo de asuntos, otorgó a Carmen un amplio abanico de indemnizaciones que tuvo en cuenta el cáncer de pulmón que padecía y que los jueces consideraron "consecuencia directa o indirecta del sufrimiento soportado" y, por lo tanto, "lesión sufrida de manera ilegítima".

Parte de la indemnización por daño moral fue por la frustración de la madre al ver que perdía "su razonable expectativa" de recuperar a sus hijos, realidad que "se alejaba más y más, recreando un dolor que iba "in crescendo", cual si a un cuerpo le van arrancando de forma lenta pero progresiva los distintos miembros", según la sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios