Detienen a un amigo de la víctima por el crimen de Fernán Núñez

  • El arrestado no se ha confesado culpable y la Guardia Civil continúa cotejando pruebas para depurar su responsabilidad en los hechos · El panadero fue encontrado el sábado con un disparo en la cabeza

Comentarios 58

La Guardia Civil ha detenido a un amigo de la infancia del panadero de Fernán Núñez Antonio Navajas Castro, de 37 años y cuyo cadáver fue encontrado el pasado sábado, como presunto autor de su muerte. No obstante, y según ha podido saber este periódico, el arrestado, que al cierre de esta edición se encontraba en los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil en Córdoba, no se ha confesado culpable, por lo que hasta que no pasen un par de días como máximo no se sabrá qué tipo de relación guarda con los hechos. El amigo del panadero, también muy conocido en la localidad de la Campiña Sur y de su misma edad, estuvo declarando el día en el que se encontró el cadáver [el pasado sábado] en calidad de testigo y aproximadamente a las 10.00 de ayer se produjo su detención.

El cadáver de Antonio Navajas fue enterrado en la tarde de ayer en el cementerio de Fernán Núñez tras un sepelio celebrado en la parroquia de Santa Marina de las Aguas Santas al que acudió prácticamente todo el municipio. Antes se le practicó la autopsia en el Instituto Anatómico Forense de la capital que determinó que el fallecimiento producido por el disparo que recibió en la cabeza tuvo lugar aproximadamente a las 18.00 del pasado viernes.

Fuentes vecinales explicaron ayer que el panadero, casado y con dos hijos, le había dicho a su mujer que "preparara a los dos pequeños y que se preparara ella" para ir de viaje hasta Córdoba. Fue la última vez que su mujer lo vio con vida. A pesar de que tardaba en llegar, la esposa, en principio, no se preocupó en exceso pensando que se había parado en el bar a tomarse algo con unos amigos. La preocupación llegó cuando Antonio Navajas no se presentó a trabajar en su habitual horario nocturno -antes del amanecer debía coger la furgoneta para repartir el pan-, por lo que, después de que la mujer echara en falta la llave de la casa señorial que se había comprado y donde acudía para echar de comer a unos animales que en ella tenía, su hermana y su cuñado acudieron a ese inmueble en su búsqueda. Allí, a las 08.30 aproximadamente del pasado sábado, se lo encontraron bocarriba y con un pequeño orificio de entrada de bala en el cráneo. Los familiares alertaron entonces a la Policía Local, que a su vez llamó a la Guardia Civil, cuerpo que puso en marcha de inmediato una profunda investigación que ha dado como resultado la detención. La titular del juzgado número 2 de Montilla se hizo entonces cargo del caso decretando el secreto de sumario.

Según detallaron también fuentes vecinales, los agentes del instituto armado se patearon todos los bares y locales de hostelería de la localidad preguntando con quien se le había visto por última vez a Antonio. La Guardia Civil volvió ayer a cotejar pruebas en la casa señorial e incluso se llevó el coche del fallecido en busca de otras. Por el momento, se desconoce el móvil que pudo provocar la muerte del panadero y no se descarta ninguno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios