¿Desaceleración? "A pie de calle se llama crisis"

  • Empresas auxiliares se manifiestan para denunciar impagos de las constructoras

"Si los que no hacemos la o con un canuto, sabemos que esto es una crisis, ¿cómo personas con tantos estudios no lo van a ver?", comenta incrédulo Antonio Moreno, propietario de una pequeña empresa en La Lantejuela, provincia de Sevilla. Es uno de afectados de la llamada "desaceleración económica", que afecta principalmente a la construcción. De las dos millones de empresas en España, 1,5 millones están relacionadas con este sector.

Se trata de instaladores, electricistas, fontaneros, jardineros, profesionales del yeso o la madera, entre otros. Ayer, se manifestaron ante el Parlamento andaluz para pedir la intermediación de la Junta ante el Gobierno central. Quieren ayudas, créditos que les permita afrontar el parón inmobiliario.

Según denuncian, muchas de las grandes empresas -la principal, SEOP- están recurriendo a la suspensión de pagos -cuando tienen liquidez- para ahorrarse entre el 30% y el 40% del importe que deben a sus proveedores. Así mantienen su actividad, pero hacen casi imposible la continuidad de sus auxiliares.

Los damnificados se han unido en la Asociación de Proveedores Impagados de la Construcción (Aepic) para defender sus intereses. De las 40.000 empresas ya afectadas por la suspensión de pagos, la mayoría, unas 30.000, son andaluzas, y el restante del Levante. Aepic contabiliza 250.000 nuevos desempleados procedentes de estas empresas. Sus cálculos rondan el millón para el mes de agosto, cuando lleguen las vacaciones.

"Somos pequeñas empresas familiares y no nos queda más remedio que echar a la gente a la calle,porque no podemos hacer frente a la hipoteca y pronto nos llegará el embargo", lamentaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios