Chaves pide al PP que deje la confrontación y se comprometa con el pacto del agua

  • El presidente de la Junta descarta una ampliación del Decreto de Sequía al Levante almeriense y anuncia un superávit de 57 hectómetros cúbicos en dos años

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, pidió hoy al PP-A que abandone "las políticas estériles" y "la confrontación" y que se abra al diálogo y a la negociación para comprometerse "seriamente" con un pacto por el agua en el Parlamento de Andalucía.

En rueda de prensa, el líder del Ejecutivo andaluz tildó de "vital" el consenso con el Partido Popular para llegar a un "gran acuerdo" que permita afrontar "sin crispación" el tema del agua como uno de "los más importantes" para la Comunidad andaluza, especialmente cuando Andalucía asumirá a corto plazo las competencias sobre el Guadalquivir. 

En su primera visita oficial tras las pasadas elecciones generales y autonómicas, Chaves aprovechó su presencia en Almería, donde el PP tiene "singular responsabilidad", para reiterar a la formación que preside Javier Arenas la oferta que ya hizo en su discurso de investidura de alcanzar un pacto por el agua en el Parlamento andaluz como elemento "fundamental" para el desarrollo de políticas hídricas durante esta legislatura, ya que, a su juicio, "todos los andaluces" confían en que sus representantes políticos actúen "con responsabilidad" en determinadas cuestiones como el agua.

En este sentido precisó que, sobre la base de este acuerdo, el Gobierno andaluz pretende presentar un nuevo marco legal y competencial del agua que debe plasmarse en una ley aprobada en el Parlamento que garantice la gestión "eficiente y sostenible" de los recursos hídricos.

Este acuerdo, según Chaves, tiene que sustentarse en algunos puntos "fundamentales", aunque negociables con el resto de grupos políticos, como son la consecución para Andalucía del aumento en mil hectómetros cúbicos, de los que 300 serían para Almería, y que serán posibles gracias a nuevas infraestructuras de abastecimiento que suponen, en esta provincia, inversiones por valor de 2.000 millones de euros. 

El pacto requiere también, en su opinión, un programa de mejora de la calidad de las aguas que permitirá que, al final de esta legislatura, y gracias a una inversión de 600 millones de euros, que este sistema se extienda a la totalidad de la población andaluza. 

Chaves abogó asimismo, dentro de este "gran acuerdo", por la mejora de la eficiencia de los regadíos, con una reducción de las deficiencias del 20 por ciento en el consumo de agua, y la recuperación ambiental de los cauces de los ríos andaluces y el fomento del uso público de las riberas apara el disfrute de los ciudadanos. SEQUÍA.

En relación a la posible ampliación del Decreto de Sequía, el presidente autonómico avanzó que el Gobierno andaluz no tiene conocimiento de una extensión al Levante almeriense de este decreto que actualmente establece restricciones de agua para piscinas o jardines en el área metropolitana de Málaga e indicó que el Comité de Gestión del Decreto de la Sequía estudia en estos momentos la ampliación a la zona de La Axarquía "pero nada más".

A su juicio, Andalucía es no obstante una "referencia" en la gestión del agua, tal como ha demostrado la gestión en los periodos de sequía, que hizo que los tres millones y medio de andaluces afectados por restricciones en 1990 se redujeran a los 20.000 del año 2007, y aseguró que la región cuenta actualmente con reservas suficientes para garantizar "al cien por cien" el suministro doméstico de los andaluces.

En cuanto a la situación concreta de la provincia almeriense, Chaves recordó que, en 2000, la Junta calculó en 320 hectómetros cúbicos el déficit hídrico de Almería, una cifra que bajó hasta los 198 hectómetros en octubre de 2005 gracias a actuaciones como el trasvase del Negratín o la primera fase de la desaladora de Carboneras.

Sin embargo, anunció que los proyectos que están actualmente en marcha, como la desaladora del Campo de Dalías en El Ejido o la segunda fase de la planta carboneras, permitirán aumentar los recursos hídricos en la provincia en 170,5 hectómetros cúbicos, lo que, en un año, fijaría el déficit en 28,5 hectómetros cúbicos. No obstante, anunció que las actuaciones del Gobierno central y la Consejería de Agricultura para mejorar los regadíos conseguirán un superávit de  agua de 57 hectómetros cúbicos en un plazo de 24 meses.

Por último, apostó por "rehuir" del enfrentamiento político en cuestiones de agua y trasladar a los demás partidos su "voluntad" de alcanzar, mediante el diálogo, un acuerdo en el seno del Parlamento y fuera de él en todas las actuaciones que se perfilen como necesarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios